miércoles, 30 de marzo de 2011

Antisemitismo o de como he llegado a vivir en un país repleto de bobos


El País publica hoy que, según un detallado informe presentado hoy en Madrid España figura a la cabeza de la Unión Europea en actos violentos y manifestaciones de odio racial y de desprecio a los judíos.

Los resultados de una encuesta encargada el otoño pasado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación no dejan lugar a dudas: El 58,4% de la población española opina que "los judíos tienen mucho poder porque controlan la economía y los medios de comunicación", y más de un tercio (34,6%) tiene una opinión desfavorable o totalmente desfavorable de esa comunidad religiosa, que en España apenas suma 40.000 personas.

Estos datos del titulado Informe sobre Antisemitismo en España 2010 avalan otros de una encuesta oficial entre escolares realizada hace un lustro, según la cual algo más de la mitad de los estudiantes no querría tener a un chico judío como compañero de pupitre pese a no poder reconocerlo físicamente.

Hay otros datos llamativos en este Informe sobre el Antisemitismo, el segundo que se realiza en España. Por ejemplo, la extrema derecha tiene una opinión menos desfavorable de los judíos (34%) que el centro izquierda (37,7%), y la simpatía hacia los judíos en la extrema derecha (4,9 en la escala de 0 a 10) es superior a la de la media de la población (4,6)".

La crisis económica ha agravado la situación, por el supuesto poder económico que la encuesta atribuye a los judíos españoles pese a significar apenas un 1% de la población total nacional. Dos tercios (62,2%) del 58,4% que opina que "los judíos tienen mucho poder porque controlan la economía y los medios de comunicación", son universitarios. El porcentaje sube hasta el 70% entre los que afirman "tener interés por la política". Es decir, "los más antisemitas son supuestamente los más formados e informados", lamenta Jacobo Israel.

Entre los que reconocen tener "antipatía hacia los judíos", sólo un 17% dice que ésta se debe al llamado "conflicto de Oriente Medio". "No podemos asociar el odio a los judíos con el Estado de Israel o sus políticas", subrayó el presidente de la FCJE. No sucede así en los medios de comunicación, donde el auge del antisemitismo sí está en función de ese conflicto.

Otro conjunto de motivos alegados por los encuestados (con una suma del 29,6%), tiene que ver con "la religión", "las costumbres", "su forma de ser", etc. A estos se añaden otros como "antipatía en general", o las percepciones relacionadas "con el poder". Otro 17% dice tener antipatía hacia los judíos aun sin saber los motivos. "

El informe ha documentado 4.000 casos de incidentes de odio antirreligioso y violencia xenófoba, entre los que están incluidos los actos de antisemitismo. Por ejemplo, existen más de 400 webs de carácter xenófobo y antisemita.

PD. Conclusiones:

- Los españoles somos unos tarados de aupa.

- El centro izquierda (grupo en el que ay!!! debería encuadrarme teóricamente) tiene una opinión más negativa de los judíos que... la extrema derecha!!! Tela marinera.

- ¿Cúales son las costumbres de los judios que resultan tan molestas? Así a ojo sólo se me ocurren dos: su apego por la cultura y la educación, y en paralelo, su propensión a obtener premios nobel.

- Una característica del odio racial es que el odiado no puede hacer nada por evitarlo: haga lo que haga siempre se le acusará de algo lo suficientemente vago, extravagante y ambiguo como para que cualquier eventual refutación de la acusación resulte inutil.

- Reto a los que intenten replicar este post a que lo hagan sin mencionar las palabras: Palestina, Estados Unidos e Israel. No ignoro que no lo conseguirán porque sencillamente es imposible prescindir de la piel de cordero del antisionismo con la que hoy se viste el viejo antisemitismo de siempre.

PD. Oponerse al antisemitismo en España hoy es un deber moral y, al tiempo, una extravagancia total porque es un fenómeno que ha llegado a poblar todas las esferas de la vida social.

1 comentario:

  1. Con independencia de los resultados de la encuesta encargada “el otoño pasado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación” (sin comentarios), me llama la atención y me molesta que se gaste dinero en este tipo de encuestas y en este tipo de informes. El proceso (encuestas e informes) debe haber sido muy laborioso y caro, “el informe ha documentado 4.000 casos de incidentes de odio antirreligioso y violencia xenófoba” y no entiendo ni para qué ni a quién sirve este tipo de información, como no sea para llegar a las conclusiones a las llegas y para lo que, por otra parte, no es necesario hacer tanta encuesta ni tanto informe.

    ResponderEliminar

¿Algún comentario?