Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El tiempo que pasa

Hay momentos de la vida en los que todo se revuelve. Sin saber cómo se nos agrietan los pilares y se nos viene abajo la casa y así, entre los escombros, a uno le cuesta encontrar el norte y, a ratos, hasta respirar. En medio de la polvareda uno insiste y persiste y se deja los cuernos tratando de encontrar el camino, ignorando que, casi siempre, al final es el camino el que acaba por encontrarlo a uno si se aguarda lo suficiente. El tiempo, sin embargo, obra milagros. Nada cambia y, sin embargo, de alguna forma, llega un día en que todo existe de otra manera, más aquietada, menos solemne y mucho más serena. Por primera vez en muchos meses me siento feliz, feliz de verdad y duermo realmente bien y eso, en un pésimo dormidor como yo, constituye una excelente noticia que casi se puede considerar un milagro. Pronto me iré de vacaciones a Hamburgo, Lubeck y Bremen para visitar los deslumbrantes mercadillos navideños de Alemania. Y antes de eso regresaré a Castilla, el único lugar en el que

Entradas más recientes

Asuntos varios de un once de septiembre

Dos niños

Manipulación emocional

Si nunca te has extraviado

Caer y volar

2 miedos

Crazy Heart (Corazón rebelde)

Amor e inteligencia

Temas dispersos

El corazón aguarda