domingo, 17 de febrero de 2013

Leva-me aos fados



Me gusta el fado. 

Las razones son muchas, pero como ignoro unas cuantas y la mayor parte no hacen ahora al caso no se las voy a contar. No obstante, de entre todas hay una que se explica perfectamente en una canción de Ana Moura (Levame a os fados): porque en ellos se sosiegan las desventuras de los amores a los que nos entregamos.

Cada fado es una viaje sin billete de vuelta que discurre por la siempre neblinosa topografía de la memoria, la pérdida y la derrota. Un recorrido por las melancólicas carreteras secundarias de este corazón que tanto nos aflige y que, sin embargo, también nos recuerda, con cada latido y con cada lágrima, que estamos vivos, que seguimos esperando y que no dejaremos de hacerlo jamás. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algún comentario?