sábado, 8 de mayo de 2010

Cómo funciona la Generalitat de Cataluña


Dos episodios (completamente reales).

a) Una funcionaria con más de cuatro años como A1 que desempeña un puesto de nivel 23 opta a un puesto de nivel 26. Dicho puesto es adjudicado finalmente a un interino que ha aprobado la última convocatoria pero que ni siquiera ha sido nombrado todavía funcionario porque todavía no se ha efectuado la publicación en el boletín oficial correspondiente -con lo que de hecho, ni siquiera es funcionario-. Casualmente la convocatoria eximía de la necesidad de ser funcionario a la fecha de la solicitud (requisito, que, a mi juicio, es ineximible y la convierte en nula de pleno derecho) porque resulta obvio que ser funcionario es un requisito inexcusable para participar en un proceso de provisión de puestos de trabajo: un interino no es funcionario y no puede hacerlo en ningún caso. Pues aquí lo imposible ha sucedido. Toma nivel 26.

b) Un funcionario recién aprobado va a tomar posesión al Departament de Habitatge. Allí le informan de que su plaza en la actualidad está cubierta por un interino al que tienen muchísimo afecto, que si toma posesión probablemente tenga que ir a trabajar a un lugar que ni siquiera se sabe cual va a ser, a una plaza que posiblemente exija su futura laboralización si desea promocionar y a un puesto que está siendo desempeñado por un arquitecto con lo que sus funciones no encajan en su perfil porque el no es arquitecto -curiosamente la plaza es de técnico superior de administración general, no de arquitecto-.

Esta es la política de personal de la Generalitat: un caldo de cultivo bacteriano en el que sólo promociona el interino amigo y/o afecto a la causa política, al que se defiende contra viento y marea, incluso frente a quienes se han ganado su plaza gracias a su esfuerzo personal. Con interinos desempeñando puestos de nivel 26, nada menos.

A mi no me parece extraño lo de Grecia. Lo que me parece extraño es que, siendo las cosas como son, no estemos mucho peor que Grecia.

PD. Naturalmente los sindicatos no harán nada al respecto. Y no lo harán porque los interinos son sus clientes naturales, la niña de sus ojos, sus protegidos, uno más de la familia Corleone y, claro, la familia, amigo, es lo más importante.

1 comentario:

  1. Con la manía que les tengo yo a los sindicatos (se la han ganado a pulso) para encima esto que me (nos) cuentas. Como tu dices, cómo sería lo de Grecia, si con estos mimbres este cesto aguanta y el suyo se rompió...

    ResponderEliminar

¿Algún comentario?