jueves, 3 de junio de 2010

Tengo una amiga progre


Tengo una amiga progre. Para ella las multinacionales, la economía de mercado, Estados Unidos e Israel son la causa de todos los males del mundo: la pobreza, la enfermedad y unas cuantas cosas mas igual de tremendas.

Esta amiga mía, que, por cierto, es bastante inteligente, es muy representativa de toda una corriente de opinión muy española -muy ideologizada y poco consistente- que no apoya sus ideas en el análisis riguroso de nada, sino en la adhesión inquebrantable a los principios del movimiento (sea cual sea el movimiento, que eso es lo de menos).

Si les llevas la contraria no te contraargumentan sino que, directamente se decepcionan contigo. Es lógico porque detrás de su palabras no late un convencimiento racional -aunque se presente en sociedad como tal- sino una forma primaria de fe. Por ello, cuando discrepas (y yo tiendo a discrepar bastante de toda clase de doctrinas) te obsequian con ese extraño rictus que los miembros de cualquier secta reservan para todos aquellos que no comparten sus pequeños delirios tunantes.

El dogmatismo no es, huelga decirlo, patrimonio progre. La derecha española es, en el otro extremo, más de lo mismo. El PP, sin ir más lejos, considera inconstitucional el aborto, se opuso al divorcio y juzga irreverente hasta la profilaxis dental. Nuestros fachas son igual de irracionales que los progres pero con el agravante adicional de la hipocresía, porque, creer, lo que se dice creer, no creen en nada. Llegado el momento se divorcian y abortan con toda la rapidez que su cartera les permite (y suele ser bastante) pero, en cambio, aspiran a impedir que lo hagan los demás, consagrando así la clásica ley del embudo.

En la izquierda hay un énfasis ideológico menos hipócrita pero igual de infundado. Se desprecia el análisis racional y científico de cualquier problema social en detrimento de carteles, pasquines, propaganda barata y consignas (la izquierda siempre ha sido muy de consignas, con lo que eso tiene de simplificación erosionadora de la realidad). En esto nuestra izquierda y nuestra derecha están de acuerdo: un enfoque científico de un problema, analítico y estadístico, les produce un recelo casi instintivo porque necesitan una respuesta sencilla y maniquea para cualquier problema, por complejo que este pueda llegar a ser.

Me permito recomendarles una lectura de un prestigioso catedrático de Economía -que tiene, por cierto, su propia organización de ayuda al desarrollo- que contradice de forma rigurosa todos sus tópicos:

http://163.117.2.172/~andiaz/pdfs/macroIII/salaimartin.pdf

Y, en particular, un breve extracto:

Por lo tanto, en los últimos veinte años, las tasas de pobreza en el mundo han bajado, el número de pobres ha bajado y las desigualdades han bajado. Esto se lo expliqué a Bernard Cassen en un debate que tuvimos y, obviamente, su reacción fue decir: “es que el dinero no lo es todo”.

Y tenía razón. Woody Allen dijo que lo más importante del mundo no es el dinero sino las tarjetas de crédito. Pero Cassen no se refería a las tarjetas de crédito. Él se refería a otras medidas de bienestar. Entonces le pedí 5 ó 6 medidas de bienestar que quería que midiese, para medirlas para él y escribir un artículo en La Vanguardia, explicando cuál había sido el resultado. Él me dijo éstas: esperanza de vida, mortalidad infantil, educación, acceso a agua potable y alcantarillado.


Al analizarlo (en el artículo se contienen las gráficas que lo demuestran) se observa que todas estas formas de medir el bienestar, propuestas por los que “no les gusta el dinero”, también dicen lo mismo: que en los últimos veinte años hemos mejorado mucho (y los más pobres especialmente).

Concluyo destacando lo más importante de lo que he explicado. En 20 años Asia ha hecho un milagro. Salir de la pobreza, por tanto, se puede conseguir. Mucha gente decía que era imposible, que su religión les llevaba a la sumisión, que eran gente que, a diferencia de los cristianos, y sobre todo de los protestantes, que perseguimos el bien material, los chinos estaban allí flotando con su religión mística y que nunca jamás serían gente emprendedora, y que no podrían salir del pozo. Esto nos los decían en el año sesenta. Hoy en día, los asiáticos están creciendo.


Y hoy estamos escuchando los mismos mensajes respecto de África: que los africanos no tienen iniciativa, que son tontos, que los emprendedores en África son siempre extranjeros, que la gente rica y los que tienen negocios en el África negra son indios o chinos, o libaneses, todo para demostrar que la raza africana es una raza inferior. Las mismas tonterías que se decían antes de los orientales. Lo importante es que ellos lo ha conseguido y lo ha conseguido igual que lo hemos conseguido nosotros.


¿Cómo lo hemos conseguido? ¿Con la “tasa Tobin”, con la renta básica, con la caridad del 0,7%, con la condonación de la deuda, con la antiglobalización? La respuesta es no. La respuesta es que lo hemos conseguido con la economía capitalista de mercado. Así es como lo hemos conseguido nosotros, así es como lo ha conseguido China y así es como lo conseguirán los africanos. Abriendo las fronteras a la globalización que todavía no ha llegado.

Como dije hace poco en mi blog, nadie convence a nadie. Y yo no seré la excepción. Pero eso no debe conducir al nihilismo. Si uno es intelectualmente honrado debe perseverar en el intento -por más que sea un intento condenado al fracaso- de introducir una esquirla de luz en tantos y tantos cerebros adormecidos por la adicción a tópicos de todo pelaje y graduación alcohólica.

PD. Yo no soy pepero. Pero creo en el poder transformador de la economía de mercado, la seguridad jurídica y la libertad individual. Y no soy socialista. Pero creo en la igualdad de oportunidades: todo el mundo debe estar en condiciones de dar lo mejor de si mismo sin que su origen social constituya un hándicap insalvable y debe existir, además, un sistema fiscal progresivo que garantice una prestación razonable y eficiente de servicios sociales (razonable y eficiente, insisto). Soy, en el fondo y para mi propia desesperación, algo que en España casi nadie es por separado y menos todavía en combinación binaria: liberal y racionalista. Un francotirador. Una rara avis, vaya.

PD2. Únase a esto la curiosa constitución intelectual del español medio y no tan medio. No haber leído a Mario Benedetti se considera un síntoma de incuria cultural insalvable. En cambio, ¿cuantos de nuestros progres saben lo que significan las expresiones comportamiento económico adaptativo, rendimiento marginal decreciente o coste de oportunidad, sin las que no puede entenderse el universo en que vivimos?

16 comentarios:

  1. Todo esto es muy bonito. Sin embargo, en mi opinión, que no se si será progre o no,lo que has escrito -o ha escrito ese prestigioso catedrático- lo podemos suscribir nosotros cómodamente desde nuestros sillones y delante de nuestras teles de plasma.
    "Oye, que el capitalismo no es perfecto, pero vamos poco a poco mejorando, ya no vamos con taparrabos ni nos saludamos a base de mamporros, tenemos libertad para prosperar, posibilidades, ¡estamos mejorando nuestro mundo!, mire las estadisticas, mire, el ser humano va a mejor, ¡Asia ha salido de la pobreza! ¡Mire China o la India! ¡Mire sus salarios!¡Dese un paseo por sus calles! ¡Y África esta en camino! ¡véalo de un modo científico!¡Anímese!¡mire el gráfico, mire!...usted sr. pobre, ya, ya se que no tiene para comer, pero confíe en el sistema como yo, y verá como dentro de 200 o 300 años la cosa ha mejorado. Podrá comprarse una tele de plasma. Un poco de paciencia.... ¿No sabe que el tiempo cura todos los males? Confiemos en la evolución, en el sistema, que no va tan mal. Aguante un poco."

    ¿Es un sistema económico -cualquiera que sea- algo que funciona con integridad e independencia de los seres humanos? ¿Confiamos en el sistema? ¿Confiamos en los seres humanos? ¿Somos los seres humanos capaces de sacar lo mejor de ese sistema? ¿Somos seres íntegros? ¿Maduros? ¿Que hemos demostrado hasta ahora? ¿El tiempo nos ayudará? ¿Nos hará mejores?

    Antes de nada ya me autocalifico yo: idealista, irracional, dogmático, progre, antiamericano, etc.

    ResponderEliminar
  2. Lo que cuento no es sólo "bonito". Tiene, si me lo permites, el pequeño inconveniente de que, además, es cierto.

    Lo que la progresía no acaba de captar es que, por desgracia, no hay alternativa a la economía de mercado: ningún otro sistema ha permitido la erradicación de la pobreza en amplias capas sociales de muchos países del mundo.

    ¿Que tiene debilidades? Desde luego. ¿Que no es perfecto? Con toda seguridad. Pero es lo mejor que conocemos (y llevamos unos cuantos siglos experimientando con recetas alternativas).

    PD. Lo de la tele de plasma ya es un poco viejo. Ahora son de LEDS que consumen mucho menos y duran más. Cosas de la economía de mercado, que no para de avanzar...

    ResponderEliminar
  3. Entiendo lo que dices. Pero me parece una actitud ciertamente pesimista que está bastante más extendida en nuestra sociedad de lo que creemos. Hemos llegado a la aceptación de que lo que tenemos es lo menos malo y de que el tiempo es algo "positivo" que nos ayudará a ser mejores. Creer esto es lo cómodo -porque nosotros estamos en una posición cómoda-, y es en definitiva dejar las cosas como están, confiando ciegamente -fe- en que el sistema se irá reciclando a si mismo y perfeccionandose.
    Obviamos todo lo terrible que tiene el sistema -inútil repetirlo por extenso-, sabemos que está pero tenemos fe -dogma- en que mejorará.
    ¿Por qué creer sino que todo irá a mejor?¿Porque lo dice el profesor Sala? Existen multitud de personalidades científicas igual de prestigiosas que opinan exactamente lo contrario. Que hay que hacer algo. Que no basta con esperar. Que la gente muere ahora. ¿Esos no cuentan porque son progres?


    ¿Sabes por qué creo que el sistema capitalista "funciona"? Porque es un sistema afín a la mente del ser humano. Es un sistema que potencia el deseo, la competividad, el conflicto, la necesidad de ser, de tener.....como si cada uno de nosotros no fuésemos nada....un sistema que ancla sus raices en el temor del ser humano, en el vacío, en su deseo de pertenencia, potenciando todo aquello que nos hace cada vez mas inmaduros y dependientes...
    Igualmente a los hechos me remito.

    Quizá me equivoque pero todo esto no puede crear un mundo mejor. Quizá cree nuevos ricos, pero los pobres serán mucho más pobres. Las desigualdades mas pronunciadas, y los principios humanos seguirán prostituidos. Podremos maquillarlo, esconderlo ante nosotros mismos, hacer como que todo va mejor. Pero en el fondo todos, sin excepción me temo, seremos un poco más imbéciles.

    P.d.: Siempre es en placer charlar contigo Alfredo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. El placer es recíproco.

    No obstante el problema está en tu último párrafo que vuelve a las andadas, es decir al tópico infundado: las desigualdades son menos pronunciadas (no más)y cada vez hay menos seres prostituidos (no más). "Esto" ya esta creando un mundo mejor, solo que a un ritmo demasiado lento.

    Si lo miras bien tu argumentación lleva a un pesisimo existencial (infundado) mientras que la mía es esencialmente optimista (las cosas mejoran y seguiran mejorando en el futuro aunque todavía disten mucho de ser aceptables). Yo no confio ciegamente en que las cosas vayan mejor: argumento, de forma racional, que llevan bastante tiempo yendo a mejor (en realidad, siempre han ido a mejor...o preferirías volver al feudalismo o a la antigua roma?).

    A lo largo de la historia el optimismo ha generado más energía y más riqueza que el pesimismo. Y es, intelectualmente, mucho más productivo, porque no se atasca con lo que va mal -que es mucho- sino que intenta perfilar un mundo mejor en el que todo vaya un poco mejor.

    El negativismo (todo va mal, los pobres son cada vez más pobre) es, no obstante, invencible en discusiones de barra de bar y sala de espera de médico. Encaja con nuestra tendencia al oscurantismo, con nuestra percepción diferencial que subraya siempre lo negativo y nos ratifica en la idea de que todo va mal, es una puta mierda y no hay nada que hacer.

    ResponderEliminar
  5. Te entiendo. Al fin y al cabo piensas igual que la mayoría de las personas que vivimos acomodadamente en el primer mundo."Bueno no todo va tan mal". Sin embargo, la humanidad son personas no estadísticas, ni elucubraciones o proyecciones económicas. De verdad Alfredo, te invito a que intentes explicarle tu posición "racional" a un paria de los barrios pobres de Calcuta o a un niño hambriento en Tanzania. Es díficil de explicar, pero cuando les miras a los ojos, te das cuenta de que algo en tu interior se rompe, y que el mundo no va como nos hacen creer.

    Lo siento, pero para mi, alguien que minimiza los graves problemas de su mundo, que lo ha aceptado como inevitable y que confía ciegamente en que "otros" con el tiempo lo vayan solucionando es alguien profundamente pesimista, por mucho que hable de optimismo. Alguien así nunca hará nada para cambiarlo -lo que hacemos todos- porque en su mente ha aceptado que es inevitable. Y además, ha creado un ente externo "la evolución temporal" que hará "muy lentamente" que las cosas cambien. Sinceramente no puedo pensar en algo más descorazonador y pesimista que esto.

    Prefiero alguien que vea el sufrimiento del mundo, que no se deje obnubilar por la propaganda que nos asedia diariamente, distrayéndonos, y que nos repite que nuestro mundo va por el único camino que existe, que hay que esperar, confiar en la honradez de los que nos rigen y rezar a dios, ya sea éste un barbudo omnipresente o un sistema económico. Quizá tal persona no sepa como solucionarlo, quizá, pero al menos será consciente de que hay que hacerlo. Estará dispuesta a ello. Quizá.

    ResponderEliminar
  6. No, mucho me temo que no me entiendes. La humanidad solo progresa sobre la base del conocimiento y de la ciencia, no de los tópicos -auqnue sean tópicos progres de autoconsumo-.

    Mi posición no beneficia al paria de Calcuta porque las posiciones intelectuales no dan de comer. Pero no te equivoques la mía describe una realidad bien comprobada mientras que la tuya no ayudará jamás ni al paria de calcuta ni a nadie porque no consiste en nada, sólo en una critica abstracta de un orden mundial que te resulta repulsivo (seguramente con razón, pero por razones profundamente equivocadas).

    Y no insultes mi inteligencia. Yo no minimizo los problemas de nadie y no confió ciegamente en los otros (no se quienes son los otros). Es conveniente, al dialogar, no caricaturizar las posturas de los demás, porque de lo contrario uno cae en el solipsismo masturbatorio: no dialoga con otro sino con las tonterías de uno mismo puestas en obca del otro. Yo no te considero idiota. No me trates como idiota a mi.

    Lejos de creer que la injusticia es inevitable yo creo que es muy evitable: con leyes, economía de mercado, seguridad jurídica y un sistema político no corrupto. Eso es una receta que funciona. Lo que no he leido es cual es la receta alternativa... seguramente porque no la hay y si la hay no ha sido probada en ninguna parte. Es una amalgama difusa de voluntarismo, buenismo y buenos sentimientos que no es nociva intelectualmente -bien al contrario- pero que es inerte socialmente.

    Pregúntate quien se deja obnubilar por la propaganda. A lo mejor no soy yo.

    PD. En cualquier discusión mínimamente razonable es imprescindible no mezclar lo que debe ser con lo que es. Que la economía de mercado sea un excelente generador de progreso social es un hecho. Que hay un montón de injusticias en el mundo también lo es. Pero no son debidas (el deber ser) a la economía de mercado: la injusticia existe desde que el hombre es honmbre, no la inventó Adam Smith.

    ResponderEliminar
  7. Me ha parecido tu post de lo más racional, certero y acertado que he leído en los últimos tiempos por la red. Simplemente dices la verdad, que por cierto coincide con el convencimiento que tengo hace ya unos años, convencimiento que no puedo muchas veces expesar en púbico porque hay gente que se pone muy, muy nerviosa. Muchos sólo viven de doctrinas, y todo lo que las contradiga les saca de sus casillas. Es triste cuando resultan ser amigas tuyas que aprecias, pero que pierden los nervios cuando hablas sobre la economía de mercado en la misma forma que tú lo has hecho.

    Es un hecho que hay menos pobres. Es un hecho que millones de personas en Asia han salido de la pobreza. Es curioso que buscando la riqueza de unos pocos que trasladaron fábricas para abaratar costes se haya conseguido sacar de la pobreza a millones. Es contradictorio, pero es simplemente cierto. Y estoy convencida de que en el próximo ciclo, después de Asia, le tocará por fin el turno a África.

    La cortedad de miras de muchos, y el egoísmo brutal de mucha "progresía solidaria" les lleva a concluir burdamente que el capitalismo ha colapsado SÓLO PORQUE EUROPA, ES DECIR ELLOS, SON MÁS POBRES. Les da igual que los datos demuestren que HAY MENOS POBRES EN EL MUNDO. España es más pobre (y ellos) y eso es lo único que ven y sienten. Y disfrazan su frustración e indignación de falsa caridad con el tercer mundo.

    PD: me han encantado tus PD, sobre todo la 1, en la que haces una autodefinición con la que yo me identifico plenamente. Cualquier ser racional estaría de acuerdo contigo. Eso sí, te aseguro que poquísimos en este país te entenderán, por experiencia lo digo.

    ResponderEliminar
  8. Alfredo, eres un genio evadiendo las cuestiones comprometidas. Lo haces sistemáticamente y te centras en lo que se te da bién, cocinar la tortilla por la cara que te interesa, auto-ofendiéndote si es necesario (no te ofendas, es una técnica de foro que ya se utilizaba desde la antigua Grecia).

    Desde la primera respuesta te vengo apuntando -y estoy segurísimo que eres consciente de ello- de que aparte de los estudios y opiniones refutadísimas y seguro desinteresadas -entre ellas las de maese Aznar- que defienden a ultranza las bondades de la economía de mercado y sus "recetas", existen multitud de intelectuales -como mínimo igual de capacitados- que exponen como el capitalismo es una realidad diametralmente opuesta a la que nos venden desde las grandes plataformas generadoras de opinión (ya sabes quién controla los medios). Las hay desde las mas "light", hasta de las que denuncian una verdadera tiranía del poder encubierta.

    El hecho de que tu tengas fe -y digo FE- en unas y no en otras, sólo indica que has decidido cual de ellas te gusta más -probablemente por comodidad psicológica-, no que sea cierta. Quizá es que opinas que unas son científicas y otras no. Cosas mas raras se han visto.

    Sigues jugando al despiste verbal. Las posiciones intelectuales no sirven para nada, efectivamente. Son palabras. Pero de ellas se derivan las posiciones transcendentes ante las situaciones de la vida. Crear entes externos salvadores es algo que ha venido haciendo la humanidad desde el principio de los tiempos para eludir su responsabilidad-. Unos crean a un Dios salvador, y otros crean a un sistema económico que "mejorará la humanidad poco a poco". Pensar eso da seguridad -psicológica- y hace que vivamos con menos culpabilidad, más tranquilos. "Bueno las cosas irán mejorando, aquí hay unos estudios que lo dicen".
    ¿A que así vives mejor que pensando: "joder, no está claro que las cosas mejorarán, nada claro, quizá no sea así"?
    Una posición te predispone a la comodidad, a la inmovilidad, las cervezas sientan mejor, la otra como mínimo te "activa", aunque sea mentalmente.

    Lo que no entiendo muy bién es como ni siquiera atisbas -no has dicho nada al respecto- la posibilidad de que el capitalismo no sea precisamente un sistema que potencie valores humanitarios en nuestra sociedad. Justo lo que nuestro mundo necesita -al margen del "conocimiento y la ciencia"- para madurar. Ese es el verdadero problema. Madurar. Dejar de competir como imbéciles, de pelearnos por tener más, por ser mejor que el de al lado, por ganar más, dejar de comportarnos como si estuviéramos en un jardín de infancia. Madurar. La humanidad somos los seres humanos. El problema es nuestro problema. Una cuestión personal, interior y exterior a la vez. Y el estar imbuidos en un sistema que merma por principio nuestra capacidad para madurar, hace que no mire el futuro con ese pesimismo paternalista disfrazado de optimismo a largo plazo tan en boga.


    P.d.:"La injusticia existe desde que el hombre es hombre, no la inventó Adam Smith." Y el progreso existe igualmente desde que el hombre es hombre, no lo inventó Adam Smith. O es que Adam Smith fué el gran padre del "conocimiento y la ciencia", según tus propias palabras "motores del progreso". ¡Aristóteles levántate de tu tumba!

    P.d.: No te ofendas!. En el fondo sabes que tu metes caña como el que más. ;)

    ResponderEliminar
  9. Tienes toda la razón en lo de que meto caña y en lo de que no debo ofenderme. Completamente cierto.

    En el fondo vienes a decir que ambos somos creyentes solo que en cosas distintas: yo en la economía de mercado y tu en ... bueno... en algo que tiene que ver con la maduración...los valores....la humanidad.. y algunas otras cosas igual de deletereas pero que son estupendas a la hora de ligarse a una titi en una disco. De hecho creo (esto si es una creencia, no dispongo de datos al respecto) que el discurso antiglobalización/anticapitalista/abajolosestadosunidos es una de las principales fuentes de sexo oral de nuestra civilización.

    Si fuera cierto que solo se trata de diferentes creencias y tuviera que elegir una de las dos me quedo con la tuya: suena infinitamente mejor, progre, cool, comprometida y humanista (por no hablar de sus virtudes eróticas). Si los dos fueramos representantes de un partido político tu te llevarías el 90% de los votos -y me quedo corto-.

    Por suerte, en los asuntos que pueden medirse y cuantificarse la fe no cuenta. Yo no creo cosas: creo en la evidencia que las demuestra. Y por desgracia (para ti, no para el mundo) existe una sonora evidencia de que el mundo mejora se mire como se mire: en esperanza de vida, en tasas de escolarización, en lo que quieras. En todo lo bueno que se te ocurra. Que no es perfecto sin duda: pero progresa adecuadamente.

    Entiendo que esa evidencia (hecho, no creencia) te resulte irritante porque atenta contra todo lo que los ambientes progres han asentado en las conciencias cual reflejo pauloviano. Pero recuerda que hablamos de hechos, no de fe. Y en ese terreno, cien individuos afirmando que el diámetro de la Tierra es mayor que el de Júpiter valen lo que vale su fe: muy poca cosa.

    PD. Eso si. Si la chica es lo bastante interesante (quizás podría ser más expresivo con el adjetivo) yo estoy dispuesto a aceptar que la globalización está aumentando la pobreza y las almorranas, que Júpiter viene a ser como Almendralejo solo que más a desmano, que ningún cura a mirado con deseo a ningún niño jamás y que Cristiano Ronaldo es mucho mejor que Messi. El espíritu es débil, ya se sabe, pero la carne... mucho más.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto anónima de antes, gracias por tu comprensión (uno se siente menos solo). Y si, sé exactamente a que miradas te refieres. Esas miradas de... pero que dice el cabrón este. Como es posible que intente defender a:

    a) Los Estados Unidos.

    b) Los transgénicos.

    c) El pueblo judio.

    d) La economía de mercado.

    e) La civilización occidental.

    f) Cualquier hecho estadístico bien demostrado.

    g) Cualquier cosa contraintuitiva y/o contracorriente y/o que requiera una explicación que no sea trivial/banal/maniquea/ dogmática/simplista.

    Esas miradas...derivan de que los discursos sobre cualquier asunto no se construyen en plano de igualdad, sino que se apoyan o se oponen a los tabues y convenciones sociales preexistentes. De forma que si tu afirmas que trasladar una multinacional a un país en desarrollo es bueno inmediatamente te colocas en la posición de neoconservador, capitalista, explotador, vendido al capital, inhumano y otras lindezas. En cambio si hablas de los pobres niños explotados en esa fábrica (pero que vivirían mucho peor si la fábrica no existiera o no estarían vivos) los ojos de los oyentes se llenan de lágrimas y una gratificante corriente llena de simpatía (y de perspectivas de sexo) te inunda.

    Galileo sabía que no iba a ser fácil...

    ResponderEliminar
  11. En el fondo no nos entendemos -ni lo haremos nunca- porque las palabras que utilizamos significan cosas distintas para cada uno de nosotros.

    Hace unos años le dije a una amiga que me estaba contando que su hijo, cuando se hacía de noche, se ponía a llorar sin motivo durante un buen rato, que si, que era cierto que "por la noche los niños se ponen bastante repunantes".

    Repunante es una palabra que en bable significa pesado, molesto (y en ese sentido la usé yo). Lo que ella entendió es que yo decía que los niños por la noche se ponían "repugnantes" y se quedo mirándome como si yo fuera una especie de sádico infantil.

    Anteayer le dije a una compañera que pretendía dejar un asunto para el día siguiente: no crees que mañana te aborrecerá? Ella me miró con una cara de total incomprensión. ¿Aborrecerme, quién? ¿Por qué? Aborrecer, en asturiano, es dar pereza.

    La comunicación y el debate genera la ilusión de que podemos llegar a entendernos, pero no es así. Habitamos -todos- castillos construidos con sólidas murallas de palabras. Y en medio un enorme foso de malentendidos.

    Eso si, por intentarlo...

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tus comentarios, Eonwe. De verdad.

    Y dicho esto me voy de viaje.

    See you soon!

    ResponderEliminar
  13. Jajaja! Solo un apunte. Si te has dado cuenta tu última respuesta no dice nada. Absolutamente nada. No has refutado nada. Sólo te has "cachondeado", en un intento -algo manoseado por recurrente- de desprestigiar las opiniones de los demás situándolas en el plano del absurdo.

    Sin embargo, como te apunté, con ello eludes las respuestas comprometidas. Es curioso el verte llegar al punto de "lo que yo digo es lo que vale, es lo lógico, lo racional, y lo que tu dices sólo sirve para ligar" sin argumentar nada más.

    Sólo insistes en que lo que tu defiendes es cuantificable,hablas de "hechos". Yo te vuelvo a repetir -por tercera vez ya- algo que obvias deliberadamente. Que existen opiniones igual de prestigiosas que opinan exactamente lo contrario de lo que intentas hacernos pasar como dogma de fé.

    ¡Buen viaje y sobre todo que no te vea yo utilizar ideas "progres" para ligar!

    ResponderEliminar
  14. Yo normalmente siempre que leo a Alfredo suelo estar de acuerdo con el y me parece bastante razonable. Sim embargo me parece que elonwe se esta comportando de una forma muy distinta a la que dices de los "progres". Te contesta con sentido y plantea cosas interesantes. Tu por tu parte me recuerdas en cierto modo a cuando los conservadores -porque tu posicion es conservadora-responden con desden o burla como si estuvieran en posesion de la verdad y el capitalismo fuera una religion. Al fin y al cabo das unos datos como ciertos pero elonwe esta planteando que existen otras fuentes igual de fiables que son muy criticas con el capitalismo. A si de buenas a primeras se me ocurre Noam Chomsky, reputado profesor y academico, que podra ser muchas cosas pero no tonto ni da datos al azar sin contrastar. Yo he leído varios libros suyos en la facultad de económicas y me parece que tiene unos puntos de vista que podrian ampliarnos un poco las miras a todos.

    Por lo demás es un debate interesante.

    Un saludo a todos.

    P.d. Por cierto ¿tu última respuesta a eonwe no te ha parecido algo fuera de lugar?

    ResponderEliminar
  15. !Que disfrutes del viaje

    ResponderEliminar
  16. Por cierto Alfredo, se me olvidó, menudo pajarito que nos has puesto como ejemplo de economista científico y dador de datos "irrefutables" y "hechos contrastados".
    Agárrate. El Sala i Martin (el colorido directivo del Barça) es unos de los máximos defensores del ultracapitalismo y el no intervencionismo del estado. Consultor del FMI, amiguito íntimo de la Esperanza Aguirre, ultraconservador, muchas de sus opiniones -como la que expones aquí- (reducción de la pobreza como hecho irrefutable) son contrarias a la opinión de Naciones Unidas.

    En fin, cada uno que saque sus propias conclusiones.
    Sinceramente no creo que hayas sido ecuánime con esta entrada.

    ResponderEliminar

¿Algún comentario?