sábado, 6 de noviembre de 2010

No hay nada como una buena guerra (salvo un toisón de oro a tiempo)


Las palabras importan y mucho. Si escribimos en google "arms dealers" (tráficantes de armas) salen los malos de las películas. En cambio, si escribimos "arm trade" (comercio de armas, que es lo mismo pero en fino) aparecen los buenos, es decir, nosotros, los estados democráticos occidentales. Ya se sabe, el comercio, cual bálsamo de Fierabrás, lo cura todo.

El problema es que una cosa es el discurso y otra (ay) la economía. España incrementó en 2009 las ventas de armas hasta los 1.346 millones de euros (un 44% más que en el año anterior), lo que nos coloca sextos en el ranking mundial, detrás de cuatro de los cinco países -EEUU, Rusia, Francia y Reino Unido- que tienen un puesto permanente y derecho de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU (el órgano encargado -ejem- de velar por la paz mundial).

Parece, por tanto, que hay sectores de nuestra economía que si funcionan: el armamento militar representa uno de cada 10 euros de nuestras exportaciones. Además, el 35% de esas armas fueron a parar a países que tienen importantes conflictos interiores o exteriores (se ve que las usan para eso) y que, además, no se caracterizan precisamente por su escrupuloso respeto de los derechos humanos: Israel, Marruecos, Colombia, Venezuela, México, India o Pakistán, por citar solo algunos ejemplos.

Y las cosas pueden ir mejor todavía. Está a punto de confirmarse la venta de 200 carros de combate Leopard 2E a Arabia Saudí por valor de unos 3.000 millones de euros. Se trataría de la mayor exportación armamentística de nuestra historia. Con destino, eso si, a un país que es la cuna del wahabismo, una visión extremista del Islam que es el motor (ideológico y financiero) del radicalismo de Al Qaeda.

El príncipe Khaled bin Sultan, ministro adjunto de Defensa y Aviación estuvo el otro día en Madrid. Además de sus muchos títulos es hijo de Sultan bin Abdelaziz al-Saud, primer ministro, ministro de Defensa y príncipe heredero del Reino. Por esas casualidades de la vida, el rey Juan Carlos entregó el toisón de oro (la máxima condecoración que puede otorgar el Monarca a título personal) a su tío, el rey Abdalá bin Abdelaziz. Se ve que con los buenos clientes no somos quisquillosos con las condecoraciones.

¿Entienden ahora un poco mejor porqué protestamos bajito cuando Israle viola (una vez más) la legislación internacional, cuando Venezuela nos da por el culo, cuando Marruecos insulta a nuestras policías, o porqué tratamos al régimen de Arabia Saudí como si no fuera lo que es, una repugnante dictadura teocrática?

Lo que es peor es que hay un silogismo que no acabamos de captar: a) Las armas son la primera industria de EEUU, b) EEUU es la base de la economía mundial. Por tanto, para que la economía mundial siga su curso, es clave que la primera industria de EEUU funcione. Y para eso es preciso que el mundo necesite armas. Y eso solo sucede si hay conflictos. Simplificando la ecuación: las guerras del tercer mundo (y las del segundo y medio) son imprescindibles para que el motor de la economía se caliente.

PD. Reproduzco, por su interés, un comentario publicado por un lector a la noticia en El País.

"Si no las vende España, las vendera otro, al final, vale lo de dame pan y dime tonto, armas no, pero podemos venderle naranjas, asi nos va, algo quedara no aunque sea algun jornal en Sevilla, Asturias o A coruña (donde esta las fabricas de Santa barbara)".

No es que al individuo razone mal. El problema es que, es justo esa forma bastarda de pseudo-razonamiento (la moral de todo por la pasta) la que nos han metido en este lío.

PD2. Eso si. Estoy convencido de que este asunto Rajoy en cuanto llegue a la Moncloa lo arregla inmediatamente, porqué el es un hombre de recta moral y severos principios, no un chisgarabís como Zapatero y no puede aprobar de ninguna forma una inmoralidad como esta que causa millones de muertos al año. En cuantito que llegue lo finiquita, no más.

2 comentarios:

  1. no a las armas eso deberiamos empezarlo por los niños

    ResponderEliminar
  2. CUIDADITO CON LAS ARMAS COLEGA PUDEN MATARTE SI TIENES UN DESCUIDO

    ResponderEliminar

¿Algún comentario?