viernes, 19 de febrero de 2010

Congelación salarial, funcionarios e hijos de puta.

Resulta que en la década prodigiosa del pelotazo, cuando media España se lo llevaba caliente a casa, cuando un encofrador sin estudios se embolsaba tres mil euros, cuando hasta el último garrulo montaba una constructora y en connivencia con un par de concejales se forraba sin cuento, cuando un gañán que no sabía levantar tres ladrillos a derechas se paseaba en Audi, los funcionarios aguantaban y penaban. Nadie se acordaba de ellos. Eran los parias, los que hacían números para cuadrar su hipoteca, hacer la compra en el Carrefour y llegar a fin de mes, porque un nutrido grupo de compatriotas se estaba haciendo de oro inflando el globo de la economía hasta llegar a lo que ahora hemos llegado.

Y ahora que el asunto explota y se viene abajo, la culpa del desmadre… es de los funcionarios. Los alcaldes, diputados y senadores que gobiernan la cosa pública a cambio de una buena morterada no son responsable de nada y nos apuntan directamente a nosotros: somos demasiados, hay que ultracongelarnos, somos poco productivos. Los responsables bancarios que prestaron dinero a quienes sabían que no podrían devolverlo tampoco se dan por aludidos. Todos los intermediarios inmobiliarios, especuladores, amigos de alcalde y compañeros de partida de casino de diputado provincial no tenían noticia del asunto. Nosotros si. Como diría José Mota: ¿Ellos? No. ¿Nosotros? Si. Siendo así que ellos? No. Por tanto, nosotros? Si.

La culpa, según estos preclaros adalides de la estupidez, es del juez, abogado del estado, inspector de hacienda, administrador civil del estado que, en lugar de dedicarse a la especulación inmobiliaria a toca teja, ha estado cinco o seis años recluido en su habitación, pálido como un vampiro, con menos vida social que una rata de laboratorio y tanto sexo como un chotacabras, para preparar unas oposiciones monstruosas y de resultado siempre incierto, precedidas, como no podía ser de otra forma, de otros cinco arduos años de carrera. Del profesor que ha sorteado destinos en pueblos que no aparecen en el mapa para meter en vereda a benjamines que hacen lo que les sale de los genitales porque sus progenitores han abdicado de sus responsabilidades. Del auxiliar administrativo del Estado natural de Écija y destinado en Barcelona que con un sueldo de 1000 euros paga un alquiler mensual de 700 y soporta estoicamente que un taxista que gana 3000 le diga joer, que suerte, funcionario.

La culpa es nuestra. A poco que nos descuidemos nosotros los funcionarios seremos el chivo expiatorio de toda una caterva de inútiles, vividores, mangantes, políticos semianalfabetos, altos cargos de nombramiento digital, truhanes, pícaros, periodistas ganapanes y economistas de a verlas venir que sabían perfectamente que el asunto tarde o temprano tenía que petar, pero que aprovecharon a fondo el momento al grito de mientras dure dura! y que ahora, con esa autoridad que da tener un rostro a prueba de bomba, se pasan al otro lado del río y no sólo tienen recetas para arreglar lo que ellos mismo ayudaron a estropear, sino que, además, han llegado a la conclusión de que los culpables son... tachán...los funcionarios.

Soy funcionario. Y además batante recalcitrante: tengo cinco títulos distintos. Ganados compitiendo en buena lid contra miles de candidatos. ¿Y saben qué? No me averguenzo de nada. No debo nada a nadie (sólo a mi familia, maestros y profesores). No tengo que pedir perdón. No me tocó la lotería. No gané el premio gordo en una tómbola. No me expropiaron una finca. No me nombraron alto cargo, director provincial ni vocal asesor por agitar un carnet político que nunca he tenido.

Aprobé frente a tribunales formados por ceñudos señores a los que no conocía de nada. En buena lid: sin concejal proclive, pariente político, mano protectora ni favor de amigo. Después de muchas noches de desvelos, angustias y desvaríos y con la sola e inestimable compañía de mis santos cojones. Como tantos y tantos compañeros anónimos repartidos por toda España a los que ahora algunos mendaces quieren convertir, por arte de birli-lirloque, en culpables de la crisis.

Amigos funcionarios, estamos rodeados de gente muy tonta y muy hija de puta.

PD. Si alguien, en cualquier contexto, os reprocha -como es frecuente- vuestra condición de funcionario os propongo el refinado argumento que yo utilizo en estos casos, en memoria del gran Fernando Fernán-Gómez: vayase Usted a la mierda, hombre, a la puta mierda.

41 comentarios:

  1. Olé, Olé y Olé, más razón que un santo tienes, hartita estoy yo ya también de que nos echen tanta mierda encima, que yo me he pasado 8 años en el exilio, y he tenido que vivir en Barcelona con un salario de 720 €, despúes de pasar una oposición, vamos la gran vida del funcionario, y ahora con 3 trienios y varios destinos escasamente llego a las 1.000, pero claro la culpa de todo es nuestra, vivimos muy bien, no nos pueden echar del trabajo, yo digo orgullosa que si vivo bien es por me lo he ganado con mucho esfuerzo, trabajo, malos ratos y sinsabores. Un fuerte abrazo, Bárbara

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy funcionaria. Trabajo en la Administración de Justicia, en el equipo de juristas que tiene un juez para preparar las miles de causas pendientes. Y quiero hacer autocrítica : gano 1800 euros netos al mes en 14 pagas y trabajo 4 horas diarias. Ésa es la pura realidad. Tenemos que entrar a las 8 de la mañana pero hasta las 9.30-10 no aparece ni Dios. Tal cual. Luego trabajamos un poco, que para eso nos pagan y a eso de las 13 h nos vamos a El Corte Inglés a comprar, o a la peluquería o a hacer nuestros asuntillos. A las 14.30 volvemos para apagar el ordenador e irnos a casa, estresados de tanto trabajar. Dicen que la Justica va muy lenta en este país. No me extraña. Cuando hace unos meses nos pusimos de huelga porque exigíamos que nos subieran el sueldo (que con lo que gano no me llega), nos pusimos de huelga de 10 a 14 horas. Y no es que hiciéramos una huelga reducida, sino que ésa es nuestra jornada laboral y no íbamos a pasar más horas estando en huelga que no estándolo. Los abogados del Estado no aparecen por sus despachos o si lo hacen se dedican a adelantar los temas de sus despachos privados.

    Ésa es la realidad. Quizá es que somos unos funcionarios privilegiados. Yo, encantada, por supuesto. Casi 2000 euritos por 4 horas relajadas de trabajo!!!! Lo siento por vosotros si os pagan poco y trabajáis mucho, pero no todo el funcionariado es como vosotros, os lo aseguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tu ereeeeeeeeeeeeees tonta de verdad

      Eliminar
  3. Lola, que tu no tengas vergüenza, interés en hacer tu trabajo o un mínimo sentido de la responsabilidad y, que, a pesar de todo, estés encantada de no hacer bien tu trabajo o mejor aún de no hacer absolutamente nada, está muy bien pero no dice tanto de la función pública (vagos hay en todas partes)como de tí misma. No nos relatas la miseria de la función pública, sólo tu miseria moral. Felicidades a ti y al Corte Inglés.

    ResponderEliminar
  4. Funcionarios vagos hay. Y abogados que trabajan en despachos famosos y son unos inútiles también. Pero ningún funcionario tiene que pedir perdón por serlo si hace bien su trabajo.

    Ni el ni sus cojones.

    Bien, Sr. Alfredo, bien. Progresa usted adecuadamente y llegará lejos.

    ResponderEliminar
  5. Cada parlamento autonómico, diputación o ayuntamiento fija el sueldo de sus cargos electos sin límite ni baremo alguno. José Bolarín, alcalde de Ulea (Murcia), con 900 habitantes, cobra unos 4.000 euros. El de Ricote, cerca del pueblo anterior, se lleva 40.000 al año en una población que no alcanza los 1.300 vecinos. Y la alcaldesa de Marbella, Marisol Yagüe, cobraba más que el
    presidente del Gobierno: 84.462 euros al año en un ayuntamiento que estaba en bancarrota.

    Ninguno de ellos era funcionario. Y ninguno de ellos se congelará el sueldo.

    Eso si son cojones.

    (Gracias Elena).

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, estimado Sr. P. O., ya estoy a punto de ingresar en la cuarentena, así que mi progresión no tendrá mucho recorrido. Recuerdos desde Lleida a los amigos de Barcelona.

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, joder con la Lola. Esa es de las que dan fama al cuerpo y encima alardean de ello. Lo que esta claro es que los funcionarios no son los culpables de la crisis (menuda memez). Siempre los ha habido -y trabajando al mismo ritmo según mi experiencia personal- con crisis o sin ella.
    Venga para amenizar el chiste típico de funcionarios:
    "¿Por qué los funcionarios se llaman los Inmortales? - Porque no pueden pasar a mejor vida."

    Que nadie me apredee. No se si a los funcionarios les hará gracia.

    Un saludo. ;)

    ResponderEliminar
  8. Me he puesto como ejemplo representativo de buena parte del funcionariado de este país : se tocan los huevos a dos manos y encima se quejan. Esa es la realidad de muchos, no digo todos. Que tú no seas así, Alfredo, que tengas mucha vergüenza, mucha responsabilidad y mucho interés por tu trabajo, me parece genial. Pero tú no eres para nada representativo de una mayoría. Ojalá todos fuéramos como tú. Yo también lo era, pero mis compañeros me pararon los pies cuando veían que tenía ganas de trabajar. Me dijeron, o paras el ritmo y no nos dejas en evidencia o te corremos a hostias. Este es el país en el que vivimos.

    Eso sí, por supuesto que los funcionarios no tienen culpa de la crisis. En eso sí estoy de acuerdo, ni siquiera los controladores aéreos, je, je.....

    ResponderEliminar
  9. Lola, no puedo creerme que Tony Soprano o Vito Corleone se hayan personado en tu puesto de trabajo para conminarte a dejar de trabajar. Uno siempre puede hacer un poco más que los demás. Trabajar un poco mejor. Se llama vergüenza torera. Y, ¿sabes? conozco a muchísimos funcionarios que la tienen. Cierto sea que hay otra mitad que ni siquiera ha oido hablar de ella.

    El problema es que el sistema no estimula a los que valen y quieren valer, por lo que, en ausencia de incentivos, uno acaba haciendo las cosas si siente dentro que su deber es hacerlas. Y hay gente que lo siente así y gente que no. Eso es todo.

    ResponderEliminar
  10. Otra peculiaridad de la administración -que no me importa reconocer- es que está repleta de un buen número de pirados que yo, totalmente a ojo, estimo en un 20% del total. Pirados relativos, que se hacen los locos para no dar ni brote y pirados absolutos que rehuyen el contacto humano, se comen los mocos o creen que las paredes les miran amenazadoramente. Efectos secundarios de un sistema selectivo que prima la memoria sobre la cordura y de un sistema de gestión de recursos humanos en el que la separación del servicio del funcionario vago, inútil o demente es una entelequía.

    ResponderEliminar
  11. Yo conozco un buen montón de esos pirados que dices...ja ja.

    Tienes mucha razón, Alfre.

    ResponderEliminar
  12. La culpa es muy negra y nadie la quiere...Que funcionarios hay muchos? posiblemente. Que políticos hay muchos? indudablemente. Que los sueldos de los funcionarios son altos? posiblemente. Que los sueldos de los políticos son altos? indudablemente. Que un sueldo sea vitalicio por que una vez se llegó a tener un cargo?vaya tela..Hay algun funcionario que lo tenga?Por que seguimos manteniendo a la familia real?Por que un Diputado o un senador cobra 5 veces más que un funcionario del grupo C, y no asiste a su trabajo?
    Pero no os preocupeis, congelándoles el sueldo a los funcionarios saldremos de la crisis.

    Tu ponme Sálvame por las tardes y yo me olvido que hay crisis,ok?

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado. Tienes toda la razón . . . pero nadie que no sea funcionario te la va a dar.

    Todos los Gobiernos son conscientes del desprecio (en época de esplendor económico) y de la envidia (en época de crisis) que tiene la población a esa casta de los funcionarios y esto es utilizado políticamente para medidas ejemplarizantes (congelación salarial) o soluciones valientes para solventar el déficit presupuestario disminuyendo su número, de gran éxito popular.

    Ahora que nos quieren convencer de que las ideologías han caducado, imprevisiblemente surge una nueva ideología, la de la estupidez, que está monopolizando los debates.

    Con una mano el ciudadano pide más servicios al Estado pero al mismo tiempo, con la otra repugna de la existencia de funcionarios que los gestionen. La solución está servida: privatización al canto.

    ¿Hay estudios suficientes que demuestren que los servicios privatizados hasta la fecha son más eficientes? Me gustaría conocerlos. Todo esto sin olvidar el inmenso margen de maniobra que hay para mejorar todas las Administraciones: reforma del marco jurídico (científicamente diseñado para que no pueda funcionar y que considera sospechosos a todos los funcionarios), otorgar responsabilidad y exigencia en la misma medida a todos los funcionarios jefes y jefecillos, pagar y exigir a todos los funcionarios en la misma medida, echar a la calle a todos los parásitos e inútiles que intoxican el ambiente y distorsionan la imagen pública (haberlos haylos y demasiados), etc. ¡qué te voy a contar que no sepas!

    Lamentablemente, vislumbro el futuro de la Administración bastante negro (ojito los que tenéis largo recorrido): sustitución de los puestos directivos por personal contratado de la calle a golpe de talonario y reducción global mediante privatizaciones de casi todo. El modelo Nike o Telefónica se imponen imparablemente y el pastel de los Presupuestos públicos es la última gran tentación codiciada por los mercaderes. Mientras, el ciudadano ideológicamente estupidizado por los palmeros de la prensa, encantado de la vida. Nuestros Ayuntamientos llevan años en esta línea.

    Soy un raro funcionario que además de defender la necesidad de una Función Pública eficiente, defiende hacer la vida imposible a todos los vagos y maleantes que se aprovechan de la privilegiada condición de funcionario para vivir sin dar palo al agua, pero eso si: amargados por una interminable lista de agravios causados por esta empresa tan miserable. Lamentablemente ¡Jamás pedirán la excedencia!

    ResponderEliminar
  14. Sobran funcionarios y sobre todo falta autoridad que controle, supervise y obligue a cierta productividad a los funcionarios que se saltan horarios, que tratan como el culo a la gente y que se cogen bajas cuando les rota.
    Eso si, que la máxima aspiración de los ciudadanos de un país sea ser funcionario denota claramente la mierda de ambición y el pobre destino que nos aguarda.

    ResponderEliminar
  15. En relación con el último anónimo... que la máxima aspiración de la gente sea ser funcionario no tiene nada que ver con nuestra nula ambición.

    Es un tópico, repetido hasta la saciedad, pero que tiene dos pequeños, casi minúsculos inconvenientes, muy propios de tantos otros tópicos-: 1) No es verdad, 2) Es una estupidez.

    Para empezar no es verdad porque no hay nada intrínsecamente malo en querer trabajar para el sector público, salvo que concluyamos que querer ser médico o inspector de trabajo es intrínsecamente peor que soñar con llegar a ser vendedor de ataudes, vidente o programador televisivo.

    Y es una estupidez porque esa aspiración no es el reflejo de "una mierda de ambición", sino la consecuencia de un mercado laboral que no funciona -es casi imposible acceder a un contrato estable- y un sistema económico que desincentiva la iniciativa empresarial -el empresario es el "malo" de la película-.

    Muchos jóvenes, que lo saben o lo intuyen, prefieren acceder a las ofertas de trabajo del sector público porque, simplemente, dado el conjunto de incentivos que se le ofrecen como alternativa, esa opción le parece mejor. O, más exactamente, porque las alternativas son mucho peores.

    Las academias de oposiciones saben que cuando el mercado laboral se activa por la bonanza económica el interés por trabajar en el sector público decrece. Y, a la inversa, cuando la crisis galopa el sector público aparece a los ojos de muchos como un refugio envidiable.

    Pura adaptación racional al entorno. Nada de mierdosas ambiciones ni pobres destinos.

    ResponderEliminar
  16. Despues de leer todos los comentarios, me sorprende que aquellos que dicen que los funcionarios vivimos muy bien, cuando les dices, que si piensan así, se presenten a las oposiciones, entonces la cosa cambia, porque no quieren trabajar lejos de casa, tampoco estudiar la oposición, que piensan que el puesto de trabajo nos lo regalan?, accedemos y no a dedo precisamente, es como siempre en época de bonanza, nadie se acuerda que muchas veces se nos ha hecho dificil llegar a fin de mes.
    Tampoco se acuerdan,que mientras otros cobraban el doble que nosotros, tenian una nóminas irrisorias, por tanto eran a los que les concedian, becas para sus hijos, estudios, libros etc etc. Los funcionarios paganinis,contribuyendo hasta el último euro,porque al parecer el slogan de hacienda somos todos, solo lo cumplimos los funcionarios, y ahora en época de crisis se acuerdan, que pueden volver a tirar de esos contribuyentes llamados funcionarios.
    En cuanto a que no trabajamos las suficientes horas, sera algunos, porque puedo decir que trabajo en justicia ,y todos los días me voy a casa pensando, que el sueldo que cobro después de 25 años es una porqueria, porque nadie se acuerda de las responsabilidades. Y desde luego vagos y maleantes existen en todas las profesiones y en esta no mas que en otras , eso seguro

    ResponderEliminar
  17. Mira Lola: Cuando yo llegué a mi puesto actual, hace tres años, también se me dijo que fuera buen compañero y que parara el ritmo. Me considero una persona honrada y trato de hacer mi trabajo lo mejor posible y así he venido haciéndolo desde hace más de 23 años que llevo de funcionario. Seguro que también has oído a tus jefes pedir que trabajes más y en cambio, no los has querido hacer caso. Trata de ser honrada contigo misma y no te engañes. Hay vagos e inútiles en todas las profesiones, como también hay honrados y trabajadores en la función pública. Además es curioso que se ataque a los funcionarios de la Administración del Estado y, en cambio, nada se diga en contra de los funcionarios de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, donde muchos han entrado por la puerta de atrás con el único mérito del parentesco o la amistad.

    ResponderEliminar
  18. El perfil de gente vaga la hay en todas partes, también en empresas privadas. Y en muchos casos, además de vaga, incompetente e inútil. En la Administración la gente, en general, suele estar bien preparada. No es fácil aprobar una oposición sea del nivel que sea.

    Hay muchos vendedores/as en unos grandes almacenes a los que sólo encuentras cuando vas a pagar y que no se molestan en ayudar ni en informar si no te ven con la cartera en la mano.

    Si a alguien le parece que ser un funcionario es un chollo, sólo tiene que hacer una cosa: aprobar una oposición.

    !A ver si hay huevos!

    ResponderEliminar
  19. Ser funcionario es como un atleta, hay que ser el mejor entre muchos millones. La diferencia es que el atleta gana una puta medalla ... El funcionario una puta vida a la bartola para degenerar y perder toda tu profesionalidad y amor propio ... ¿Todavía os quejáis de lo que cuesta aprobar una oposición?

    De todas formas, el problema no sois vosotros. El problema es de quién os defiende y hunde un país por vuestra causa. HACERLO VOSOTROS MISMOS ES YA DE IMBÉCILES.

    Lo firma un funcionario.

    ResponderEliminar
  20. Hubo un día en que leí algo mágico en este blog. Vengo de vez en cuando a respirar. Sigue habiendo un aire legendario. Gente hermosa que merecería morir de pie defendiendo amigos.

    ResponderEliminar
  21. Soy Lowon. Perdona el anónimo de antes.

    ResponderEliminar
  22. habria sido mas divertido un ERE y que todos los funcionarios como la que se describe como Lola se fueran a la calle, que con la gente en paro que hay seguro que los puestos se cubrian enseguida con gente que quiere trabajar. que yo sepa en casi todas las empresas te exigen una productividad, y si no, despedido, y al fin y al cabo, los funcionarios son trabajadores de una empresa llamada España

    eso si, señores funcionarios que hacen su trabajo: poneros todos de acuerdo y eliminad a esa basurilla que hace que el gremio de los funcionarios sea tan desprestigiado por el resto de los españoles, y al cual quieran unirse para hacer menos que nada

    ResponderEliminar
  23. Ni soy funcionario, ni me ha interesado nunca serlo, tampoco he trabajado nunca en ningún sector relacionado con la construcción, ni siquiera entre mis amistades o familiares se encuentra nadie que haya trabajado en esos sectores, y aunque a alguno os sorprenda (porque por lo que leo supondría que si), ninguno se ha hecho de oro ni nada en la opulencia!, más bien al contrario.

    Ahora anuncian bajadas salariales al funcionariado y montáis en cólera (y me parece que muy justificado), pero a mi mujer y a media docena de amigos les bajaron el sueldo en enero, así que aunque os sorprenda no sois los únicos a los que les está pasando; en el caso de mi mujer un 3% con la excusa de la crisis y tiene ahora más trabajo que nunca!

    En fin, que si, que es una putada gorda lo que os están haciendo, pero pareciese que os creáis que sois los únicos a los que se lo hacen, al menos vosotros podéis protestar y salir medianamente airosos, la opción de mi mujer y mucha gente es aguantarse con las rebajas o acabar en la cola del paro.

    Los que se hicieron de oro han sido una minoría sin estudios que se creen que un funcionario es una persona que se dedica a leer el periódico y tomar cafés, y además son los que aplauden esta medida como borregos que son.

    Por favor, dejad de generalizar y extender este estigma al resto de trabajadores que tampoco han pintado nada en esta crisis y también la están sufriendo, bien con rebajas salariales o bien con despidos.

    Saludos,

    PD: Mi padre fué marinero casi 50 años y permaneció con el sueldo congelado los últimos 14, claro que sólo se anuncian en los medios las congelaciones si lo hace una multinacional o el estado, país...

    ResponderEliminar
  24. Soy funcionario. Me gusta se util a la qente para la que trabajo. Participo, entre otras cosas, de anden seguros y sin contratiempo por la calles y me satisface esta labor. Me molesta esta campaña orquestada desde los sectores que todos sabemos, porque lo que quieren es ensuciar la administración privantizandola para sus amigos. Por eso que gustazo leer tu articulo. ADEMAS ANIMO A MUCHA COMPAÑEROS QUE HAGAN LO MISMO. Que no se lea solo sus diarreas envidiosas mentales.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  25. ¿ Cómo se sale de una crisis? ¿ Qué es más importante, ¿quien nos ha metido? o que podemos hacer cada uno de nosotros para salir de ella? yo entiendo poco, pero mientras el último eslabón de la cadena, o la gran masa de a pié no tengamos las necesidades básicas cubiertas si siii necesidades básicas,como casa,trabajo y comida, mientras no tengamos la base de la población esa área cubierta, seguirá habiendo crisis

    ResponderEliminar
  26. No estoy en contra de los funcionarios, sino de que si no trabajas lo peor que te pueda pasar es que te manden a otra provincia o te escondan para que no se os vea el plumero. También es de alabar el esfuerzo que habéis hecho para ganar la oposición, pero no se por qué después de ese esfuerzo de 5 años, tocan 45 de vacaciones.

    ResponderEliminar
  27. propongo el refinado argumento que yo utilizo en estos casos, en memoria del gran Fernando Fernán-Gómez: vayase Usted a la mierda, hombre, a la puta mierda.

    ResponderEliminar
  28. Pues la entrada es espléndida pero echo de menos más carga a quien más la tiene: la casta política.

    No hay nada que hacer. Esto es una partitocracia y da igual que se llamen de una manera u otra porque son mafias, literalmente. Soy funcionario en una consejería autonómica -socialista y dirigida por una hiena, para más señas- y he tenido que ver cómo los altos cargos de la misma (de director general para arriba) se acaban de subir las dietas e indemnizaciones por asistencia, supongo que con la vista puesta en el previsto recorte salarial… ésto da una idea de la calaña del personal que conforma nuestra casta política y que, para nuestra desgracia, ha colonizado y parasita nuestras administraciones con sus miles de puestos eventuales -de 4.000€/mes netos para arriba- y altos cargos y asesores. Gente que -sólo de complemento de destino- está cobrando más de 40.000€ -salario, dietas, gastos y otros, aparte- con el único mérito de haber sido, por poner un ejemplo, secretario de las juventudes del partido de su pueblo. Les ha faltado tiempo para subirse el sueldo -con una orden interna, eso sí, que es más discretita- antes de que nos lo recorten a todos. Más de 25.000 altos cargos tenemos en este país que se hunde bajo el peso de la incompetencia y la corrupción…

    ResponderEliminar
  29. Tán fácil es la cosa, tán fácil...
    No un 5%, la bajada debería de ser de un 30%, sí leen bien, un 30% al menos. Pero ojo, añadiendo a la nómina una cosa que se conoce como "plus de productividad" que bien podría llegar a un 35% con lo que no es que rebajen el sueldo sino lo aumenten hasta un 5% más, Alfredo ganaría más y Lola pues eso, lo que se merece...

    ResponderEliminar
  30. Harto estoy de algunos comentarios vertidos en las distintas opiniones, sobre todo de aquellos que no son funcionarios (como Lola) y comentan con la alegría de un imbecil las miserias que suponen de oídas. La envidia es repugnante y fruto de la incapacidad. Los funcionarios no tienen ninguna responsabilidad en la crisis ocasionada por los bancos que salen de rositas, tampoco de la desfachatez y afán de lucro de empresarios (perdon corsarios) que despiden alegremente porque este año año sólo han ganado unos miles de millones de euros cuando el año pasado ganaron 3 millones más, ni de los beneficios en cuanto a la cotización social obtienen por contratar a parados, a los que luegon despiden, no vayan a consolidar sus puestos de trabajo, los pobres sólo se aprovechan de una legislación existente. Tampoco tenemos la culpa de la multiplicidad de gastos que ocasionan las distintas comunidades autónomas y de los agravios comparativos que se establecen a consecuencia de ello.
    Sólo somos culpable de trabajar y dejarnos robar en vez de paralizar los servicios a la sociedad:
    ¿qué pasaría?

    ResponderEliminar
  31. El 50% de los funcionarios sobran, en Alemania tienen los mismos funcionarios que la Junta de Andalucia y funcionan de maravilla.

    ResponderEliminar
  32. Respecto al último anónimo sólo un comentario:eres un imbécil.

    Alemania tiene 5 millones de funcionarios.

    Y la tasa de funcionarios de España no es superior, en absoluto, a la media de la OCDE.

    Cuanto ignorante pretencioso anda suelto.

    ResponderEliminar
  33. El anonimo además de imbécil es ignorante y no tiene ni conocimientos y coraje de dar la cara. Es otro culin de despacho a sueldo para llenar internet de sandeces

    ResponderEliminar
  34. Buenos días.

    Lo primero que quería hacer es agradecer a Alfredo la entrada escrita, expresa con una claridad absoluta lo que pensamos la gran mayoría de los funcionarios.

    Seguidamente quería señalar que, bajo mi punto de vista, el grandísimo problema que tenemos los españoles es que vivimos en un país en el que proliferan los jetas, los ignorantes y los imbéciles. Es decir, tenemos lo que nos merecemos.

    Yo soy un funcionario del grupo A, ahora A1. Para sacarme la plaza he tenido que estudiar la carrera de derecho y despúes una oposición de muchísimos temas, aprobar un examen escrito de 5 horas, dos exámenes orales, un examen de prácticas y otro examen de idioma, no me valía con aprobar, a su vez, competía con muchos cientos de licenciados codo a codo por una plaza. Ésto traducido en dinero supone que la preparación para optar a ese puesto te supone dedicar unos 27-29 años de tu vida en estudiar, por lo tanto no ingresas dinero, ya que esas oposiciones implican estudiar 8 horas diarias, 6 dias a la semana y a 5 meses del examen 10-13 horas siete días a la semana. Además de no ingresar dinero, porque no puedes trabajar, lógicamente sigues comiendo, vistiendo y pagando unas carreras universitarias y unas academias que están lejos de ser baratas, por lo que estaré agradecido siempre a mi familia.
    Un peón de la construcción, puede estar trabajando desde los 16 años, sin ningún tipo de cualificación y cobrando, en plena burbuja inmobiliaria unos 1500 euros netos al mes ( muy ilustrativo el ejemplo del encofrador en el Audi). Por lo que vemos que el coste de oportunidad es impresionante comparando mi situación con la de un peón. Y yo estuve en el 15% de los que aprobamos, ya no comparemos su situación con el 85% restante, que suspendieron...

    Y todavía un indigente mental escribe en este hilo de comentarios, que si nos seguimos acordando de lo que nos costó sacar la plaza!!! Éso sólamente lo puede escribir un ignorante integral, que no sabe de lo que habla.

    Por otra parte, la Función púlica, que es mejorable, como casi todo en la vida, no ha contribuido a la crisis económica lo más mínimo. Cuando el país estaba en plena bonanza económica, un fontanero vino a arreglar el grifo de mi chalet en un Audi S4 todo lleno de tubos por los asientos de cuero. Yo seguía perdiendo poder adquisitivo puesto que mi sueldo subía mucho menos que el IPC, mucho menos.
    Yo no presté el 120% del dinero que le hacía falta a quién supe que jamás me lo podría devolver (bancos).
    Yo no me enriquecía de la especulación urbanística vendiendo, recalificando solares, promocionando pisos...
    Yo no he gastado más de 14.000 millones de Euros en un vergonzoso Plan E que lo que hace es paliar la deceleración de las ganancias de los constructores que se han hinchado a ganar pasta estos últimos años.
    Yo no he inyectado miles de millones de euros en la banca para socializar las pérdidas en que ellos mismos se metieron por prestar 30000 euros para un A3 a un mocoso de 18 años con 700 euros de nómina.
    Yo no fuí tan imbécil de pensar que lo normal es que ganase 3000 Euros siendo encofrador y como tal administré mi hipoteca, gastando o endeudándome 3 o 4 veces más de mi límite máximo de capacidad de amortización...

    En fin, como decía, España está llena de imbéciles y analfabetos, seguimos viviendo en el país de la pandereta y las corridas de toros, los políticos se dirigen a la masa como si fuésemos anafalbetos, es normal, es esa grandísima mayoría la que pone y quita presidentes, los que piensan somos trazas, resíduos en las estadísticas... en fin, tenemos lo que nos merecemos. Es una pena.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. Pues yo trabajo un montón, cumplo mi horario, no me escaqueo, almuerzo en 40 min. y además me gusta lo que hago.
    Por supuesto que "estamos rodeados de gente muy tonta y muy hija de puta", empezando por los compañeros que sí les tocó la plaza en una tómbola y que no hacen nada en todo el día y quieren hacer menos y encima sólo tienen derechos y leyes.
    Estoy por una mejor gestión de los recursos en las administraciones públicas, por una optimización de lo que hay y por un control a gente como esta Lola que son auténticos parásitos sociales.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  36. Lola, creo que debes ser la única funcionaria de justicia. Si quieres trabajar un muchito más vente a Valdemoro. Allí estamos desbordados. El que tú no trabajes no quiere decir que los demás no estemos agobiados de tanto y tanto trabajo. ya no podemos más. Así que de justicia es que digas la verdad y los que estáis como tú se dignen a echar una manita a los que no podemos más. Si tiens un poquito de moral trabaja como los demás y no denigres al resto de funcionarios.

    ResponderEliminar
  37. Alfredo , a estas alturas después de casi dos años, me ha llegado en forma de correo este texto, que me parece inmejorable. Me ha complacido leerlo y además me ha hecho sentirme bien: "¡vaya ! ¡alguien que me entiende!", he pensado. Luego se lo he pasado a un amigo y me dice que eras tú el autor.(creo que hemos estado en la misma "organización" durante algún tiempo)
    Pues enhorabuena!! y gracias!, gracias porque sé de muchos que se han sentido de alguna manera reconfortados mientras leían este texto. Y porque ahora más que nunca está de actualidad el malestar de todo el funcionariado. Porque somos muchos que trabajamos de verdad , que no llegamos a todo, que hacemos más horas que un tonto ( mi horario diario es de 9 de la mañana a 6 de la tarde -mínimo- y como en 20 minutos delante del ordenador), que nos estamos dejando el pellejo en el trabajo y que nos sentimos despreciados por los poderes públicos, los políticos y muchos conciudadanos, que nos toman por la "carga " de esta sociedad. Trabajas como el que más, no te corresponden con un sueldo en proporción, y además tienes que soportar comentarios de ignorantes , que habrá que ver lo que rinden en sus propios trabajos.
    Y una nota para alguna que escribía por ahí arriba, si no tienes la decencia de hacer tu trabajo como debes, al menos no te vanaglories y nos metas a todos en el mismo saco.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  38. señores, una verguenza, eso es lo que representan el 90% de los funcionarios de este pais, huelgas para que? si no rascais palo al agua, hablo con claridad, sobran la mitad de los funcionarios de este país, pandilla de vagos, en mi caso mi novia tb es funcionaria y estoy al tanto de todo lo que haceis, uno o dos trabajan y el resto se la rasca, bajas de un año y similares son el pan nuestro de cada día, hace unos meses les han dado opción a pillar tardes, porque claro no se acaba el trabajo nuca!! sabeis lo que hacen en esas tardes?? jugar a las cartas....en fin yo es que en verdad flipo con este sistema de mierda, la mitad si trabajasen en una empresa privada ya estaban en la calle, pero claro, como pagamos todos....en fin, la última que me he entereadoes ya lo mas fuerte, Acción Social, bajo este nombre tan digo y extraño a la vez se oculta una sangría de miles de millones en este país, como soys la mayoría funcionarios sabreis de que hablo, en concreto SS , pues bien en este apartado, estos individuos defraudan lo que quieren, se incluyend gastos odontológicos, oculista, etc, primero el funcionario de turno paga ese gasto, presenta la factura y al año se lo paga la administración, tengo ejemplos a barrer de gente de esta que lleva a los hijos, marido, padre, etc al dentista y presenta facturas de mas de 6000€!!! así como lo digo, gafas de sol para ti, tu hermana, madre amiga, etc de marca claro, facturita y a descontar, ahora multiplicar por los miles que haya y a ver que cuanta os sale.

    en fin una lastima este país.

    ResponderEliminar
  39. Usted nos engaña, don Alfredo.

    Trabajando como trabajan los funcionarios, no tienen tiempo para ser bloggers.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaj

      No te creas, Yo tengo amigos funcionarios que hacen apuestas deportivas durante la jornada laboral,llevan blogs y miran cruceros para irse de vacaciones, que por cierto, tienen cada poco vacaciones, moscosos, griposos..., les sobra tiempo libre. Eso si, tiempo libre que pagamos el resto, pero claro, se lo tienen merecido por aprobar una oposicion. Como bien dicen , cuando los obreros de la construccion cobraban 3000 euros al mes y conducian un Audi,(Hay funcionarios que se creen eso) no nos metiamos con ellos.

      (ironia) ^

      En verdad, menuda panda de vagos, e insolidarios, los funcionarios son una lacra para el pueblo.

      Eliminar

¿Algún comentario?