miércoles, 17 de febrero de 2010

En este país no cabe un tonto más

Al hilo de una discusión más o menos venial sobre la oportunidad de una escultura presentada en la feria Arco de arte contemporáneo (la de la foto), en el diario El País he encontrado cientos de comentarios de sesudos lectores -estoy seguro de que todos ellos muy progresistas, antinucleares y fashion- del siguiente tenor:

- En mi juventud reconozco que en mi predominaba la simpatia de los judio, por su pasado en España, la persecucion del nazismo, por la superioridad que mostraron en la mas famosa de sus guerras, por lograr la seguridad su seguridad, la de los seis, pero las continuas vejaciones y atrocidades que han cometido en el trascurso de los años tanto en el sur del Libano,como contra el pueblo Palestino, han hecho que esa teorica admiracion se combierta en desprecio absoluto hacia ese pais llamado Israel, y lo que es peor que con ello llego a plantearme si la diapora de los Judios de su pais, la expulsion de Sefarad o el holocaustro al que le sometio el nazismo estaria hasta asi justificado.


- Los Judíos-Sionistas se molestan mucho por un par de obras de arte, pero su conciencia se molestas poco por haber asesinado a sangre fría mas de 1500 inocentes civiles, mujeres niños y anciano, destruir edificios oficiales de las naciones unidas. ¡PERO A QUIEN PRETENDEN ENGAÑAR?... SI LOS TENEMOS CALADOS DESDE HACE SIGLOS!.

El nivel de odio hacia Israel y la ceguera ideológica del 90% de la población española resulta alarmante. En un fenómeno tan singular confluyen, a mi juicio, varias corrientes:

a) Antisemitismo religioso.

El cristianismo, que comenzó como movimiento dentro del judaísmo, demonizó al judío a través de toda clase de libelos y fomentó durante siglos el odio anti-judío por toda Europa. Además de la hostilidad religiosa, se produjeron conversiones a la fuerza, que dieron lugar al fenómeno del marranismo.


b) Antisemitismo racial.

A finales del siglo XIX, cuando los prejuicios religiosos comienzan a quedar desacreditados gracias al liberalismo y a las ideas de la Ilustración, surge en Alemania y después en Francia una nueva fase del antisemitismo –el antisemitismo por antonomasia–, esta vez vinculado a la noción de raza, sin connotaciones religiosas, circunscrito principalmente a Europa. Tuvo su máxima expresión durante el nazismo.

c) Antisemitismo político

La eclosión en el siglo XIX del nacionalismo europeo, que tiene como bandera común la idea "un pueblo, un estado" y que está en el origen del moderno concepto de Estado-nación, da lugar al moderno antisemitismo, que en esencia consideraba a los judíos como pueblo apátrida y errante, ajeno al cuerpo de la nación y enemigo potencial de ésta (Hitler, Franco: la conspiración judeo-masónica).

d) Antisemitismo ideológico.
 
Después del Holocausto y después del Concilio Vaticano II, el antisemitismo tradicional, basado en la raza o en la religión, prácticamente había desaparecido. Emerge entonces un nuevo antisemitismo, que esta vez estaría asociado a la nueva izquierda postsesentayochista y al mundo islámico, y se centra en la legitimidad del Estado de Israel y del conflicto territorial en Oriente Medio. Este nuevo antisemitismo «demoniza» al judio por elevación: indirectamente, al atacar el sionismo (al convertirlo en sinónimo de «colonialismo», «imperialismo» y «racismo») y al estado de «Israel» (como abstracción que encarna nuevamente el mal absoluto, el «judaísmo mundial» y el «eterno judío»).
 
e) Antiintelectualismo.
 
Los judios se dedican a actividades de naturaleza predominantemente intelectual, con un porcentaje elevadísimo de escritores, premios Nóbel en diversas disciplinas y unas tasas de éxito escolar muy elevadas. Nada más opuesto a la mentalidad anti-intelectual española (el "que inventen ellos" de Unamuno, o el "Muera la intelectualidad, que viva la muerte" del ínclito Millán Astray) que considera muy sospechoso todo aquello que desprende olor de complejo o inteligente.
 
Toda esa corriente ha arraigado en la cultura popular española de forma aterradora. Un excelente ejemplo los constituye la tradicional (y delirante) acusación de que los judíos asesinan a niños cristianos para utilizar su sangre en la Pascua o en otros rituales.
 
Hubo cientos de libelos basados en esta creencia, con nuevas variantes que se iban incorporando a lo largo de los siglos. Una primera versión está documentada en 1182 en Zaragoza (España) y acabó incluyéndose en El Código de las siete partidas (1263): «Hemos oído decir que en ciertos lugares durante el Viernes Santo los judíos secuestran niños y los colocan burlonamente en la cruz.»
 
No eran simples leyendas para entretener a la audiencia: esos mitos ejercieron de desencadenantes de numerosas persecuciones, ensañamientos y crímenes. Las expulsiones de judíos iban precedidas de un clima hostil creado mediante esta clase de libelos conforme a un esquema bien conocido: se encontraba un cadáver (habitualmente un niño y cerca de la Pascua cristiana). Los judíos eran acusados de haberlo asesinado y de usar su sangre con fines rituales (por ejemplo, para amasar el pan ácimo de la Pascua hebrea). Los principales rabinos eran torturados hasta que confesaban el supuesto crimen. El resultado era la expulsión de toda la comunidad judía de esa comarca, o directamente, su exterminio.

Este mito ha estado tan arraigado que es muy fácil seguir su rastro a través de numerosas iglesias que homenajean a niños supuestamente víctimas de los judíos. La literatura ofrece también numerosas muestras: desde el El niño inocente de La Guardia, de Lope de Vega, hasta La rosa de pasión de Gustavo Adolfo Bécquer, ambos sobre el santo niño mártir de La Guardia, el libelo de sangre que precedió a la expulsión de los judíos de 1492.

No hay que tener mucha imaginación para rastrear las huellas de esas absurdas creencias en el llamado mito del "dominio mundial" que afirma que los judios aspiran a dominar el mundo. La plasmación  más conocida de este mito son "Los protocolos de los sabios de Sión", un libelo escrito en 1902 que, pese a su más que fehaciente falsedad, sigue siendo reeditado sin descanso, especialmente en los países árabes. Hay otras variantes muy extendidas del mito del dominio mundial como son la «conspiración judeomasónica» (utilizada de forma recurrente por el régimen franquista) o la del «lobby judío» (la pretensión de que «los judíos» son un ente homogéneo que actúa coordinadamente a nivel mundial), esta última especialmente vigente entre la izquierda política.

En pleno Siglo XXI España, por lo que se refiere al antijudaismo, sige anclada en un marasmo tópicos, lugares comunes, prejuicios, cerrilismo y becerridad.

"Los judíos fueron acusados por los nacionalistas de ser generadores del comunismo; por los comunistas de regir el capitalismo. Si viven en países no judíos, son acusados de dobles lealtades; si viven en el país judío, de ser racistas. Cuando gastan su dinero, se les reprocha ser ostentosos; cuando no lo gastan, ser avaros. Son tildados de cosmopolitas sin raíces o de chauvinistas empedernidos. Si se asimilan al medio, se les acusa de quintacolumnistas, si no, de recluirse en sí mismos."  (Gustavo Perednik, España descarrilada, 2005).


« La judeofobia es de tal naturaleza que se alimenta de cualquier manera. El judío está en una situación tal que cualquier cosa que haga o diga servirá para avivar el resentimiento infundado.»
(Ernesto Sábato).

19 comentarios:

  1. Ellos son antisemitas pero tú estás obsesionado con los antisemitas.
    Das como argumento válido un montón de razones por las que desde tiempos ha los judios son denostados pero la realidad es que ellos se lo han buscado.

    ResponderEliminar
  2. En atención al comentario anterior ("la realidad es que ellos se lo han buscado") no tengo inconveniente en rectificar: siempre cabe un tonto más.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que como en todas las cosas, existe un término medio. Negar el antisemitismo recalcitrante es tanto como negar el (más actual) "curioso" devenir del pueblo judío en sus relaciones con los "vecinos" y "demás".
    Desde luego es un pueblo que ha despertado muchas envidias, que ha sufrido mucho y que, curiosamente, viene a demostrarnos también que ser una víctima enseña poco o nada.

    ResponderEliminar
  4. Te recuerdo, si me lo permites, Eonw, que el curioso devenir del que hablas no es del "pueblo judio" que vive en lugares como Móstoles, Londres o Nueva York, sino del estado de Israel.

    La víctima de persecución -en todas partes- ha sido el pueblo judio. El que está en conflicto con sus vecinos -por razones sobre las que sería muy largo discutir- es el estado de Israel, que alberga una parte relativamente pequeña de la población judía mundial.

    Esa confusión que se produce en tu comentario es, en esencia, una muestra de antisemitismo cultural inconsciente.

    Por otra parte, con toda franqueza, no creo que exista algo como un "termino medio" en materia de antisemitismo. Es más, creo que en cuestiones de ética y justicia el termino medio equivale siempre a media injusticia.

    ResponderEliminar
  5. Como soy de los que creo que un dato es mejor que una impresión hago constar unos cuantos:

    - Según los últimos datos disponibles en Israel vive "sólo" el treinta por ciento de la población judía mundial, bastantes menos de los que viven, por ejemplo, en Estados Unidos.

    - La sociedad judía en Israel hoy en día está formada por judíos observantes y no observantes, que forman un espectro que va desde los ultraortodoxos hasta aquéllos que se consideran seculares. Si la ortodoxia se determina por el grado de adherencia a las leyes y prácticas religiosas judías, sólo el 20 porciento de la población afirma cumplir todos los preceptos religiosos.

    - Muchos judios ultraortodoxos no son sionistas. Consideran que el estado de Israel no podrá existir hasta que Jesús vuelva a la tierra y, por tanto, se niegan a reconocer al estado actual y a participar en sus instituciones y ejército.

    ResponderEliminar
  6. Como Español creo que hicimos bien en expulsarlos porque así mantuvimos limpia nuestra raza de otras cosas. Supongo que tu debes ser un vastardo judio.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, el de los "vastardos" no soy yo. Conste.

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente, hablaba del "Estado de Israel". Pero convendrás conmigo, Alfredo, que podemos incluir a todos los judíos de Móstoles que comulguen con lo que se "cuece" en su Estado, que digo yo que aunque los datos que pones son muy interesantes, alguno habrá -sionistas-. De hecho, del dato de que muchos vivan fuera no podemos inferir que lo hagan porque no están de acuerdo con su "Estado". Es algo más bién históricamente consustancial a su pueblo. Aunque también es cierto que las encuestas de los judíos que viven fuera de israel dan una mayoría 'no sionista', mientras que las internas dan una mayoría variable de judíos favorables a la guerra con Palestina (algo por otra parte lógico, los judíos de "fuera" tienen sus vidas asentadas lejos del "Estado" y la "guerra" directa, mientras que los residentes sufren en sus carnes toda la problemática de la zona, y por ello son más susceptibles al "sionismo").

    Cierto es también que no hay termino medio en "antisemitismo". Me refería a que, como siempre pasa, las cosas no siempre son blancas o negras y hermanitas de la caridad hay más bién las justas. Entre judíos y entre no judíos. Y para mas inri, el "Estado de Israel", aunque representara a una mínoría de los judíos, no es precisamente un ejemplo de "buen rollo" (probablemente su situación geográfica tampoco permite a hacer amigos honestos), lo que no ayuda al cuidadano medio a superar esa desconfianza ancestral y cultural general hacia lo "judio" ¿En el fondo no hablamos de racismo?

    En cualquier caso, como bién apuntas, tu entrada no era sobre este tema -sionismo-, e identificar sionismo y pueblo judío sería, evidentemente, como identificar al nacismo con Alemania. Algo injusto.

    P.d.: Has estado fino, mi psiquiatra -que es judío- me receta todos los meses unas pastillas para combatir mi antisemitismo cultural "inconsciente galopante". El "consciente" lo trato yo solito a base de Whisky. ;P

    ResponderEliminar
  9. Gracias por tu comentario Eonwe.

    Algunas precisiones:

    1) Los judios de Móstoles, opinen lo que opinen, no tienen NADA que ver con el estado de Israel salvo que propongas que, en tanto que judios, por su raza, están automáticamente vinculados a Israel. Me parece un argumento con implicaciones peligrosas (y algo racista). Ese no es SU ESTADO y no lo ha sido nunca para la inmensa mayoría de la población judia. Su estado es España, Francia o los Estados Unidos.

    2) Si vivir fuera de un estado es algo "consustancia a los judios" porque se hace responsables a los judios que no están en Israel de lo que pasa allí. Contraditio in términis, no?

    3) Yo creo que el tema Israel-Palestina es infintimente debatible y admite todo tipo de grises y matices. Pero, como bien dices, el antisemitismo es, en el fondo y en la forma, racismo y en eso si que no caben términos medios.

    Gracias de nuevo!

    ResponderEliminar
  10. Interesante discusión que permite ver como afloran, incluso en discursos aparentemente equilibrados, como el de Eonwe, algunos tics racistas.

    Me parece, Alfredo, que ese antisemitismo insconciente se ha cultivado durante tantos años que costará eliminarlo.

    O sea que tienes trabajo por delante.. ánimo!

    ResponderEliminar
  11. Europa nunca supo distinguir bien entre el antisemitismo religioso, el popular y el científico. Es verdad que el antisemitismo religioso fue responsable del antisemitismo popular. Proclamar que los hebreos eran un pueblo deicida justificó muchos exterminios, amén de que era difícil para los pueblos europeos asimilar a los judíos de la diáspora decididos a seguir conservando sus tradiciones. Los seguidores de la religión del Libro y, por lo tanto, de la lectura, aparecían, en un universo de analfabetos, como peligrosos intelectuales que hablaban una lengua desconocida.

    En el mundo árabe no existe antisemitismo teológico, porque el Corán reconoce la tradición de los grandes patriarcas de la Biblia, desde el Génesis a Abraham. En la época de su expansión, los musulmanes fueron bastante tolerantes con los hebreos y con los cristianos. Estos eran ciudadanos de segunda categoría, pero en la medida en que pagasen sus impuestos podían seguir con sus respectivas religiones y desarrollar sus negocios. No siendo religioso, el actual antisemitismo islámico es, pues, de naturaleza exclusivamente étnico-política, quedando las motivaciones religiosas relegadas a simples apoyos, no a fundamentos.

    Si los sionistas del siglo XIX hubieran establecido el nuevo Estado de Israel en Utah, los árabes no serían antisemitas. No quiero que se me malinterprete. Por razones históricas y religiosas, los hebreos tenían todos los derechos a establecerse en Palestina; durante un siglo su penetración fue pacífica y tienen todo el derecho del mundo a permanecer allí, porque lo conquistaron con su esfuerzo. En cualquier caso, el antisemitismo árabe es territorial y no teológico.

    Más grave es, en cambio, la responsabilidad europea. El antisemitismo popular apoyado por el antisemitismo religioso produjo masacres, pero siempre locales y no programadas. El auténtico antisemitismo científico nace a finales del XVII y principios del XVIII y no en Alemania, sino en Italia y en la Francia legitimista. Es en Francia donde toman cuerpos las teorías del racismo y de las raíces étnicas de la civilización. Y es en Francia y en Italia donde se elabora la teoría del complot judaico, responsable primero de los horrores de la Revolución Francesa y, después, de una trama cuyo objetivo sería dominar la civilización cristiana.

    La Historia ha probado que los Protocolos fueron elaborados por unos jesuitas legitimistas y por los servicios secretos franco-rusos y que sólo más tarde fueron asumidos como una obra indiscutible tanto por parte de los reaccionarios zaristas como de los nazis.Pero a pesar de todo, la mayoría de los sitios árabes antisemitas de Internet se basan en este antisemitismo científico europeo.

    Umberto Eco

    ResponderEliminar
  12. El colectivo de gays y lesbiansa asturiano Xega hizo alardes de un antisemitismo primario, al rechazar la invitación que la comunidad judía del principado de Asturias ofreció a esta asociación. Asociación que está integrada en la FELGTB. Supongo que la FELGTB debería hacer un comunicado desmarcándose de este despropósito y este desplante hacia la comunidad hebrea y hacia las personas que sufrieron y perecieron en el holocausto nazional socialista.Ya se sabe que el calla otorga y este disparate merece una contestación y una aclaración de quien acoge a este tipo de asociaciones en su seno. Claro que, ya es mucho pedir.

    "Estamos invitando a colectivos cuyos miembros sufrieron la persecución nazi para que compartan este homenaje y continuar guardando la memoria de lo ocurrido. Como ustedes saben, ya se ha levantado en Berlín un monolito en memoria de los homosexuales perseguidos y asesinados por este maldito régimen y pensamos que deberíamos honrar su memoria juntos" aseguraba la asociación judía.

    Y la respuesta a la invitación a dicho acto no tiene desperdicio:

    "Agradecemos sinceramente vuestra invitación al acto en conmemoración de las Víctimas del Holocausto en el 65 aniversario de la liberación del Campo de Exterminio de Auschwitz. El colectivo LGTB (lésbico, gay, transexual y bisexual) también fue víctima de la política de exterminio desarrollada por el III Reich y consideramos que estos hechos no pueden ni deben nunca quedar en el olvido, pues además de una traición a las víctimas, sería una invitación a gente sin escrúpulos a repetir la misma experiencia, dado el empeño de algunos sectores en minimizar el holocausto e incluso negarlo".

    "Lamentamos, sin embargo, no poder estar presentes en este acto, pues nos tememos que nuestra presencia en el mismo pudiera ser considerada un apoyo a la política del gobierno de Israel en relación con el pueblo palestino, con el cual también nos sentimos solidarios/as".

    "Organismos defensores de los Derechos Humanos y diversas resoluciones de la ONU ponen en evidencia que el trato que da el Estado de Israel a la población civil palestina dista mucho de cumplir los mínimos requisitos de respeto a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y a las resoluciones emanadas de la Asamblea de la ONU. Desearíamos que la Comunidad Judía del Principado de Asturias comprendiera también el sufrimiento que está causando el Estado de Israel a la población civil palestina".

    "Por este motivo, a pesar de solidarizarnos moralmente con todas las víctimas del holocausto perpetrado por los nazis, con dolor debemos prescindir de nuestra presencia en el mencionado acto, lo que no nos impedirá seguir manteniendo el recuerdo de la barbarie nazi y de todas sus víctimas".

    "Nos gustaría pensar que está cerca el día en que los Derechos Humanos tengan plena vigencia en la región de Oriente Medio para poder conmemorar este aniversario sin ningún tipo de condicionante. Ese día habrán desaparecido los fundamentalismos religiosos que, en uno y otro lado, hoy oprimen a la población LGTB"

    Alucinante!!. Con la excusa del conflicto árabe- Israelí, donde los judíos son malísimos y los árabes unos angelitos caídos del cielo (Sobre todo con el colectivo y la integridad física de los homosexuales…) se pasan la conmemoración del holocausto y el homenaje a las víctimas, por el arco de triunfo.

    http://fanfatal.blogsome.com/2010/02/03/antisemitismo-rosa/

    ResponderEliminar
  13. Es curioso, lo que los nacionalistas pedían a los Judios a lo largo del Siglo XX era que se fueran a su país (Israel). Y cuando se van se les pide que lo dejen.

    O sea, lo de siempre, si van porque van y si no van porque no van. El caso es joder.

    Bien escrito y bien explicado, Alfredo.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, gracias, gracias...como diría Tarantino "No nos chupemos las pollas señores". ;)

    Dejando a parte los juicios personales, las evaluaciones psíquiátricas gratuitas y a los "palmeros" que pululan por los blogs -menuda plaga-, unas matizaciones a Alfredo:

    1.) Los judíos de Móstoles -en abstracto- no tienen nada que ver con el estado de Israel, cierto. Pero, y te ruego que te ciñas a lo que yo he comentado sin demagogias, por favor- si un judío de Mostoles es sionista SI tiene que ver -y mucho- con el estado de Israel. Lo sustenta. Lo desea. Lo defiende.Y por tanto, entra dentro del bloque de personas que lo apoyan. ¿Simple, eh? Eso es lo que yo apunté.

    Todo lo que sueltas después no tiene sentido. ¿Es esta una "afirmación peligrosa"? ¿"Racista"?.Para un sionista SU VERDADERO ESTADO ES ISRAEL. Es su verdadera aspiración interna.

    Si alguien no tiene claro este punto, por favor, que hable con un judío sionista antes de sacar conclusiones precipitadas.

    2.)Tu segunda respuesta va al hilo de la anterior y por lo tanto, cae igualmente por su propio peso. Ni contraditio ni nada...Un judío americano que "pasa" completamente de Israel, pues eso, pasa. Pero a un sionista que vive en EEUU (y que apoya la actuación de Israel) podríamos pedirle ciertas "explicaciones" acerca de las cosas que realiza su estado porque, aunque sea es su fuero interno, forma parte de él.

    3.) En el tercer punto estamos completamente de acuerdo. Lo que me ha parecido impropio es la forma en que has intentado reconducir los otros dos a este último, cuando ya te comenté que me había metido erróneamente a hablar de sionismo y no de antisemitismo. ?¿?¿?

    P.d.: A todos los que hacéis afirmaciones grandilocuentes, quizá convendría empezar por preguntarse antes que nada ¿que es ser judío? Una cuestión ciertamente vasta en matices y por ende controvertida.

    ResponderEliminar
  15. En cualquier caso, Israel históricamente se fundo como "el hogar del pueblo judío" y en ella viven un poco menos de la mitad de los judíos del mundo. Así que, aunque no nos guste, me parece que si es un país representativo del "pueblo judío". Quizá no sea el estado de todos, pero si de una gran parte.
    Claro que para apoyar la realidad evidente del antisemitismo ¡como si necesitara apoyo! nos interesa presentarlo como un país donde una pequeña minoría ultra cabalga en contra de la corriente general de su pueblo. Me temo que no es así. O al menos no del todo. Eso es lo que critico.

    ResponderEliminar
  16. Eonwe, no insistas, Israel no representa al pueblo judio. Se representa a si mismo. O a caso Israel representa a Woody Allen, no jodas. Y tampoco representa a una "gran parte". Al treinta por ciento. Punto.

    Esa necesidad patológica de identificación... judios-israel es, por mucho que sienta decirlo, la forma moderna que ha adoptado la judeofobia inconsciente y progre en occidente.

    Israel será culpable de lo que sea. Pero inclusos los judios de móstoles, aunque fueran sionistas son inocentes, porque, que yo sepa no existen los delitos de pensamientos -salvo para los judios, por lo que parece-.

    Si eres un judio de Israel, malo. Si eres de Mostoles al parecer tienes que demostrar:

    a) Que no eres sionista.

    b) Que no te sientes representado por Israel.

    c) Que no te gusta Massiel.

    Cuando hay que explicar lo obvio..mal vamos.

    ResponderEliminar
  17. Por cierto... muy gracioso eso de que a un sionista de EEUU se le pueden pedir explicaciones porque "aunque sea en su fuero interno forma parte de el".

    Me alegra porque yo voy a pedir mañana una subvenciones en Suecia alegando que, en mi fuero interno, me considero sueco, rúbio y algo lánguido.

    ¿Crees que colará?

    ResponderEliminar
  18. Jajaja. Alfredo insisto pero sólo un poco ¿vale? Claro que son inocentes! Faltaría más! ¿Alguien dice lo contrario? No hablamos de eso.

    Lo que estamos diciendo es que el 40% -a mi me sale ese porcentaje- de los judíos vive en Israel. E Israel es lo que es y hace lo que hace, y eso repercute también en la visión que el mundo tiene de los judios en "general" ¿no?
    Israel no representa a todo el pueblo judío, claro, pero por constitución, vocación y porcentaje si representa a una amplia parte de los judíos. Que a tí te parece que no, pues no.

    En fin, en mi opinión Israel (como palestina) hace cosas reprochables -ese pensamiento tan progre, estereotipado y judeófobo- y evidentemente, eso no es extensible a todos los judíos (sería una estupidez). Pero sí a los judíos que apoyan -de cualquier forma y en cualquier sitio- tales acciones. Que tampoco son tan pocos. Aunque sea en móstoles. Faltaría más. Basta ya de discriminación positiva y victimismo.

    Todo esto no quiere decir que los demonice ni que generalice de forma arbitraria. Simplemente me parece que inclinas demasiado la balanza hacía el lado luminoso de la fuerza, cuando no podemos obviar que existe un porcentaje "interesante" de judíos que apoya la guerra contra Palestina y la política de asentamientos.

    Ahora, de ahí al racismo hay un buen trecho. Yo a mi compañero de trabajo judío no lo persigo con antorchas ni le pongo zancadillas cuando el jefe no me ve -aunque alguna vez se lo merezca por cabroncete-. Simplemente charlamos un poco del tema y después nos tomamos una birras! :)

    ResponderEliminar
  19. Te he imaginado poniendo zancadillas con una antorcha en la mano y, la verdad, tien su gracia.

    Una especie de relevista olímpico pero en cabrón.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

¿Algún comentario?