lunes, 1 de marzo de 2010

Zapatero y la SGAE: o cómo conceder una patente de corso a los amigos.

Aparece en El País Teddy Bautista, el ínclito presidente de la SGAE, el brazo armado del mundillo de la farándula. Al margen de la deplorable opinión que me merece el individuo este que, con sus infumables aires de capo de los Soprano, se va a llevar calentita una pensión de 24.000 euros mensuales, me gustaría estimular algunas reflexiones:

1) ¿Si yo me descargo canciones de Elvis Costello por qué acabo pagándole el coche a Bustamante?

2) ¿Si yo tengo que pagarles derechos a ellos por oir música por qué no le pagan derechos ellos a mi madre, ya que sin ella yo no podría oir su música?

3) ¿Alguien sabe qué cojones ha publicado Ramoncín en los últimos quince años? (Los quince mejores de su carrera musical, por cierto).

4) Si compro un disco en el Alcampo y lo pongo a todo trapo de forma que se escucha desde la calle, ¿tengo que pagar derechos de autor? ¿Y si me cago en la puta madre de la SGAE por soleares?

5) ¿Alguién se ha dado cuenta de que la SGAE es como Robin Hood pero al revés: recauda el dinero entre los pobres para dar la pasta a cuatro mamarrachos forraos?

6) Yo me compro un ordenador (me cobran el canon, 1), un dispositivo de almacenamiento (idem, 2), una caja de cd (idem, 3). A las emisoras les cobran por reproducir (4) y a las peluquierias o bares por emitir la música (5). Ahora quieren cobrarle también a las operadoras de Internet y, por si fuera poco, a Google. Total, que cobran varias veces por lo mismo. ¿Eso tiene un nombre no?

7) ¿Alguien sabe porque vender discos está casi tan penado como cometer violación? En efecto, amigos, así es. Es el caso, por ejemplo, del nigeriano Michael Kountier, que ha pasado dos de sus 29 años en la carcel de Sevilla por vender CD piratas en el top manta. Aún le quedan otros seis años por cumplir. La policía le detuvo 10 veces y en cada procedimiento judicial le han sentenciado a penas que van de los seis a los 16 meses de prisión. En total, ocho años. Son sólo dos menos que la mínima por homicidio, y una pena similar a la violación, castigada con cárcel de seis a 12 años. Además, también ha sido condenado a pagar a la SGAE y a otras sociedades de gestión 21.487 euros.

Una reflexión adicional. Nada de esto ocurriría sin la mediación de un inútil como Zapatero que no da una a derechas pero, eso si, protege y ampara fenomenalmente a sus amigos de la SGAE, porque no ignora que detrás de ella se atrincheran en sus palacios de Miami, Marbella y Madrid los famosos artistas de la ceja, que bien mirado no son más que la versión progre de las folclóricas que acudían solícitas y embriagadas de gozo al besamanos con Franco. Eso si, con menos talento y muchas más ganas de exprimir al prójimo.

PD. Reproduzco, por su interés un comentario publicado en el día de hoy en El País Digital al hilo de la entrevista al tal Teddy Bautista:

"Soy abogado del turno de oficio. Tuve que ir a juicio a defender a un inmigrante ilegal, llegado en patera, que para comer había intentado vender unos CDs copiados. Apareció, elegantísimo, el abogado de la todopoderosa SGAE. Pidió mucha más condena que el fiscal. Al final, al inmigrante le cayó una condena por delito, cuando si hubiese robado los CDs de una tienda hubiera sido una falta. Me sentí impotente, le hablé al juez de Derecho, que es una cosa, y de Justicia, que es otra, pero ni caso. La SGAE salió satisfecha, y el juez me dijo al salir que tenía las manos atadas, que era el Parlamento quién hacía las leyes. La experiencia me recordó, con rabia y verguenza, al libro El Proceso de Kafka."

1 comentario:

  1. Discrepo en lo de que Zapatero no da una "a derechas". A mí me parece que da más a derechas que a izquierdas.
    Se te olvidó que también pagas el canon cuando compras un móvil, porque puede reproducir música, aunque en tu vida vayas a escuchar música con un método tan pésimo. Francis Drake era una hermanita de la caridad al lado de estos asaltadores de caminos.

    ResponderEliminar

¿Algún comentario?