viernes, 20 de enero de 2012

Love and marriage




El amor es una cosa hermosa que empieza con hormigueo en el estómago y otros síntomas gripales y acaba cuando tu ex te pide que cambies las domiciliaciones de las facturas del banco y te hace llegar educadamente las multas de tráfico.

En el interludio ocurren varios sucesos. No entraré en detalles por consideración al lector. Basta con decir que al principio propenden a melodramáticos o ridículos, luego resultan más bien tediosos y, al final, si las cosas van mal dadas, llegan a dar bastante miedo. 

Por lo demás, el asunto no tiene nada de particular. Una cosa lleva a la otra, como un ataúd que baja a la deriva por el río hasta que un remanso lo deposita en las raíces de los álamos.

Y así sucesivamente, hasta que un día nos paramos a descansar y, al girar la cabeza, nos damos cuenta de que el amor, nuestro amor para ser exactos, ha salido corriendo en desbandada y escapa a paso firme colina arriba.

Y ya no es posible alcanzarlo. Y no hay forma de que afloje el paso.

Todo tiene un significado
todo ha sido meticulosamente
preparado para la gran hora
todo está roto a la perfección


ACLARACIONES
(POR FERNANDO MERLO)




1 comentario:

  1. Sí, muy bien ilustrado.

    Nos damos cuenta no sólo de que no hay ni rastro del amor, llegamos a olvidar los momentos en que lo hubo e incluso dudamos de que realmente existió.

    ResponderEliminar

¿Algún comentario?