sábado, 4 de mayo de 2013

I will wait



Mumford and Sons - I will wait 

Cuando unos alemanes te meten un siete a cero en una semifinal de la Champions sólo te queda quitarte el sombrero, en el caso de que tengas uno en la cabeza, saludar levemente con un sutil giro de muñeca cual princesa a punto de ser imputada y salir discretamente por entre bastidores intentando no hacer ruido. Así es la vida y así es el fútbol: unas veces uno se come al oso y otras, en justa correspondencia, el oso te baja los pantalones y te pone mirando a poniente. 

De todas formas yo crecí con un Barcelona que perdía siempre, así que este Barcelona de ahora, que gana mucho y de vez en cuando hasta pierde resulta toda una bendición y, además, como de biennacidos es ser agradecido sólo me queda aceptar la derrota con deportividad, dar las gracias por los servicios prestados a  quienes tanto me han hecho disfrutar y esperar a que las tornas cambien y vengan de nuevo los buenos tiempos, que llegarán, como todo acaba llegando siempre, pues nada es infinito, ni siquiera el universo ni la inabarcable estupidez de los hombres que lo pueblan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algún comentario?