martes, 28 de abril de 2015

Vivan las cadenas!





Me gustan las atracciones que tienen cadenas que giran y giran:

a) Porque subirse es casi como volar o, al menos, como estar a punto de salir volando (sobre todo si el mantenimiento del aparato es un poco chapucero como suele ser el caso).

b) Porque cuando estás allá arriba eso que llamamos realidad se queda abajo, lejos, muy lejos. 

c) Porque es como viajar pero con la ventaja de no tener que ir a ninguna parte.

d) Porque cuando me subo me da la risa y cuando me río soy feliz.

e) Porque el aire te golpea en la cara.

f) Porque tu corazón late a toda velocidad como si estuvieras enamorado pero sin daños colaterales. 

g) Porque se ve el paisaje con una perspectiva nueva. 

h) Porque a veces hasta se intuye el mar a lo lejos. 

i) Porque por un instante, allá arriba, mientras giras y giras, todo parece todavía posible.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algún comentario?