Lo que no se olvida





Amor (Lección nº 1)

Hay dos cosas

hijo mío
que no habrás de olvidar
mientras vivas:

el primer fogonazo

                                  y la certera bala.




Comentarios

Entradas populares