viernes, 10 de abril de 2015

Ser pobre


 
Cuando los españoles llegaron a las Antillas se sorprendieron al comprobar que eran incapaces de motivar laboralmente a los indios antillanos, porque carecían de un rasgo que los colonizadores consideraban definitorio de la naturaleza humana: el ánimo de lucro. Según parece a los antillanos la idea de sacrificar el presente doblando el lomo a cambio de un futuro mejor o de la salvación personal (estilo calvinista) no les decía gran cosa. Siglos más tarde, en el XIX, el viajero, polígrafo y erudito alemán Humboldt observó durante sus viajes por México que a los empresarios balleneros les costaba que los lugareños se enrolasen para participar en la peligrosa y muy lucrativa pesca de  la ballena. Según cuenta Humboldt, se pasaban los días tirados a la bartola y parecían felices “sólo con tener plátanos, carne salada, una hamaca y una guitarra”.
 
Para los occidentales la pobreza resulta culpable o, como mínimo, sospechosa porque delata un vicio espiritual. Los pobres son pobres porque son idiotas, perezosos y porque toman decisiones estúpidas que les arrastran a la cola del paro y, en los peores casos,  a dormir en un cajero automático. Los pobres están mal hechos, que diría un argentino. Cuando escucho este tipo de argumentos me sorprende que gente a la que considero medianamente inteligente sea capaz de decir tales bobadas. Para empezar olvidan que el azar juega un papel fundamental en nuestras vidas: ¿alguno de ustedes, por ventura, eligió ser alto, tener carácter, valor, atractivo físico, capacidad de estudio, determinación, resistencia a la adversidad, perseverancia, valentía, ardor amoroso o cualquier otro atributo que se les ocurra? La respuesta es que no, no lo eligieron, como tampoco decidieron ser esquizofrénicos, faltos de carácter o pobres de espíritu. Simplemente les tocaron en suerte unas cartas y se dispusieron a jugarlas lo mejor posible.
 
No estoy diciendo, por supuesto, que todo lo que nos sucede sea obra del azar. Pero es obvio que si uno nace multi-repetidor tiene más posibilidades de salir adelante si es hijo de una infanta, aunque no sea una infanta particularmente brillante, que si nace en un poblado chabolista o en un barrio marginal entre camellos y fusiles de asalto Kalashnikov. Y que, por muy listo e industrioso que seas, si sufres de parálisis cerebral, una cardiopatía congénita o depresiones recurrentes vas a tener dificultades. El azar, la suerte y la fortuna –elijan el término que prefieran- juega un papel determinante en nuestra vida a través de tres mecanismos diferentes: a) la dotación inicial de atributos biológicos que llevamos en el petate al nacer, b) el entorno (no es lo mismo que te crie una madre politoxicómana que una profesora de filosofía), c) los sucesos imprevisibles (un atropello, un maremoto o la desventura de enamorarte de la persona equivocada). Mucha gente juzga a los demás diciendo… yo... era pobre y peleé duro... y conseguí salir adelante. En esos caso siempre les pregunto: y tú... ¿acaso elegiste tener ese carácter? ¿en qué momento elegiste tener el valor necesario para pelear duro? ¿Y si la naturaleza te hubiera hecho pusilánime, bobo, enfermizo o falto de coraje?
 
Hay un libro muy interesante sobre el tema llamado Scarcity: The New Science of Having Less and How It Defines Our Lives, de Senil Mullainathan y Eldar Shafir. Los autores explican por qué los pobres tienden a tomar decisiones irracionales como beber alcohol, jugar a la lotería, fumar, pagar  una suscripción a la televisión por cable o comprarse un televisor de cincuenta pulgadas en lugar de invertir en sellos o comprar preferentes como haría cualquier persona con dos dedos de frente.
 
Su conclusión, basada en una considerable evidencia empírica es que los humanos tenemos una capacidad limitada (“un ancho de banda limitado”) de procesar información y de tomar decisiones. Si alcanzamos un determinado nivel de estrés hay un momento a partir del cual ya no damos más de sí. Ese tope, sin embargo, no depende tanto de la inteligencia o del talento como del contexto: por eso alguien sin preocupaciones inmediatas puede tomar decisiones a largo plazo y pensar en el futuro y, en cambio, los pobres, que viven obsesionados por lo inmediato, por los problemas que tienen delante, no son capaces de hacer planes y toman decisiones incorrectas. La necesidad casi instintiva de sobrevivir reduce la capacidad de razonamiento y provoca un descenso del coeficiente intelectual de quince puntos, lo que equivale a tener que tomar decisiones después de una noche en vela.
 
La experiencia de la pobreza, el día a día de no saber cómo vas a pagar el alquiler, qué va a ser de tus hijos, o cómo vas a poder estirar los treinta euros que te quedan para llegar a fin de mes  es algo increíblemente angustioso. Lo es para los adultos que viven en este mundo y lo es todavía más para sus hijos que crecen en un contexto de estrés tóxico y de inestabilidad familiar. Salir de ese pozo es mucho más difícil de lo que parece: la capacidad de aprendizaje de los niños se resiente, sus  habilidades sociales son peores y carecen de modelos adecuados de conducta. Por eso la pobreza tiende a cronificarse y a enquistarse.
 
Cuando hablamos de pobreza y antes de juzgarla no debemos olvidar lo extraordinariamente duro que es sufrirla. Por eso resulta imprescindible un sistema de protección social, el llamado estado de bienestar: para garantizar que nadie –por la razón que sea- alcance un punto de no retorno en el que ya no le queden opciones.
 
PD. Otra cosa muy distinta es que no hay que confundir gasto público con gasto social. Y que no todo gasto, a pesar de ser social, está justificado. Las subvenciones que se entregaban a sindicalistas y correligionarios en Andalucía eran gasto público pero no eran gasto social. Y muchos gastos sociales son manifiestamente cuestionables desde el punto de vista de la eficiencia y de los incentivos: si un individuo, por las razones que sean, no quiere ir a pescar es muy libre de no hacerlo, pero no tiene derecho a que los que si lo hacen le paguen los gastos (esta es la parte que los de Podemos no acaban de entender) porque, si eso ocurre, al final muchos elegirán quedarse en casa en vez de ir a pescar. Pero eso daría para otro post todavía más largo y es hora de irme a la cama.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algún comentario?