domingo, 15 de noviembre de 2015

Los bárbaros





Desde hace miles de años los bárbaros aguardan a las puertas de Europa. No siempre son los mismos ni rezan a los mismos dioses, pero su objetivo permanece inalterable: tratan de destruir nuestra libertad inoculándonos el veneno del miedo para convertirnos, como ellos, en partidarios de la infelicidad, en nombre de un misticismo trasnochado y homicida que delira por alcanzar un paraíso de vírgenes resplandecientes y cromadas.

Para ellos nosotros somos los infieles, los que no siguen el libro y, si quieren que les diga una cosa, tienen razón: somos infieles porque no servimos a ningún dios, entre otras buenas razones porque hace mucho que empezamos a intuir que todos los dioses pertenecen al género de la literatura de ficción y no seguimos el libro porque hemos aprendido que un hombre sólo puede considerarse libre cuando puede elegir su propio destino, lecturas incluidas y cuando no tiene que servir a nadie.

Alguno dirá (nunca falta un tonto útil, verdad Pablo Iglesias?) que no vivimos en un mundo perfecto. pero este mundo nuestro, tan lleno de contradicciones e injusticias, es un paraíso comparado con el infierno que supone vivir bajo la tiranía de esos salvajes que con una mano dinamitan monumentos y con la otra lapidan mujeres como si no hubiera ningún acto criminal que estuviera fuera de su catálogo.

Una cosa más. Y para decirla me dirigiré directamente a vosotros, sarnosos barbudos yihadistas. Estoy seguro de que más tarde o más temprano acabaremos por exterminaros y lo haremos sin acritud y con serenidad, sabiendo que no sois más que un primario organismo pernicioso, una bacteria purulenta que está pidiendo a gritos, desde hace mucho tiempo, un antibiótico que la erradique.

PD. Para escapar de tanta maldad recurriremos a Joan Vinyoli, que es receta que nunca falla.


L’ACTE DARRER

Le dernier acte est sanglant, quelque belle que soit la comédie en tout le reste.
On jette enfin de la terre sur la tête, et en voilà pour  jamais.

                                       Pascal

Quan de vegades entro,
a poc a poc, a la petita casa
de mi mateix,
amb pas humit, a fil de matinada,
deixant a fora els arbres expectants,
un tremolor d'herba tocada
per l'esbatec del primer vent del dia,
vagits de llum,
m'adono prou
de quin desordre hi ha, quina remor,
quin moviment d'entrades i sortides
inútils, que el celler està buit
-car hom beu molt-, de restes de vianda
ja freda als plats -car hom menja a deshora,
de pressa i malament-,
que el vell fogó vessa de cendres
anteriors de focs que s'extingiren
fa molt de temps, però que no permeten
al nou cremar bé.
I mentre sec al balancí, d'esquena al dia,
penso que és hora, tal vegada,
de canviar els costums i que he d'emprendre
reformes radicals.
No sé quines, però,
car les parets estan molt primparades,
el sostre foradat, i les esquerdes
són tantes que el difícil és veure
què falla més.
No em val llavors de dir-me, recordant
glòries antigues, fetes
d'amor, les flors en un jardí, recapte
de vida i mort ensems,
que jo sóc flama
d'un ardor que no cessa,
(...)
car temo, quan estic
així de sol i fred i desganat,
que per molt que em proclami
del costat de la vida,
quan sobre el mar llisca la barca
dominical i cau verticalment,
ferint-me, el llamp d'Apol.lo,
i una calitja d'or tremola
devant els ulls,
que en ser que em trobi dins el llit
de les darreres núpcies,
m'espantaré del fred que ha d'arribar-me
quan les cuixes de gel em tocaran,
i que em faré enrera de tot,
covardament, com l'atrapat
en una gran mentida,
i que tot jo tremolaré
i no sabré cap on girar-me
ni què invocar.
No crec en els beuratges
ni tampoc en els altres
consols.
Altra vegada sóc
quan baixo lentament al soterrani
de la petita casa
de mi mateix.

Un poema de Joan Vinyoli

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algún comentario?