jueves, 14 de abril de 2016

Volver a empezar

La vida (y el fútbol al fin y al cabo es parte de la vida, así que se rige por sus mismas reglas) es un vaivén impredecible, una tragicomedia felliniana en la que debería sonar siempre de fondo aquella vieja canción de Cole Porter (Begin the beguine) interpretada por la orquesta de Artie Shaw, al que, por cierto, dediqué una entrada tiempo atrás.

Dentro de unos días, el próximo 27 de abril, se cumplirán 9 años de la muerte de mi padre, a los 70 años de edad. Siempre que me acuerdo de él me viene a la mente una escena de la oscarizada película Volver a Empezar (1982), de José Luís Garci, en la que el Roxu (José Bódalo) le confirma a su amigo el profesor Albajara el diagnóstico del cáncer que padece y le comunica que le quedan pocos meses de vida.

Bódalo realiza en esa escena en particular una interpretación impresionante que me sigue asombrando y conmoviendo veinticinco años después y que lo seguirá haciendo siempre que regrese a ella. Por esas paradojas de la vida José Bódalo también fallecería de un cáncer en 1985, con sólo un año menos que mi padre. 




PD. Esta entrada con fallecimientos varios y recuerdos luctuosos opta por méritos propios al premio "Entrada alegre del blog del año 2016" en la categoría "aquí muere hasta el apuntador" frase que mi tío Pepe repetía sonriendo (y supongo que sigue repitiendo porque por fortuna goza de una excelente salud) siempre que en alguna película se iniciaba un tiroteo de los buenos. Por lo demás, si lo que quieren es pasárselo bien y olvidar las penas (incluidas las futbolísticas) le sugiero que tiren un poco de la barra lateral hacia abajo y ahí mismo encontrarán a Kacey Musgraves, anunciando también un nuevo comienzo, pero alegre y multicolor, como tiene que ser, carajo, que la vida son dos días. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algún comentario?