lunes, 22 de agosto de 2016

Tanto correr...



No se si Portugal habrá ganado alguna medalla en los juegos, imagino que sí, porque hay tantas disciplinas olímpicas que al final, como en la lotería de Navidad, casi siempre te acaba tocando algún reintegro. La verdad es que por mucha pompa y boato que le pongan al asunto me importa un pimiento, porque me emociona más un fado que todas las exhibiciones de Usaín Bolt y Michael Phelps puestas en fila india. 




A los asturianos la gente que se desplaza muy rápido -ya sea corriendo, nadando o reptando- nos desconcierta un poco porque:

1) Es bien sabido que los asturianos no tenemos costumbre de escapar de nadie ni por tierra ni por mar, con lo que tanta prisa no deja de parecernos un poco pusilánime y sospechosamente cobardona.

2) Aunque no lo sabemos a ciencia cierta, porque jamás lo hemos probado ni tenemos intención de hacerlo, todo ese ejercicio tiene pinta de ser cansadísimo y algo tan cansado por fuerza tiene que ser nocivo para la salud.

3) Habría que ver a todos esos "atletas" echar una carerrina después de comer un poco de queso de afuegalpitu con panchón, una fabada con su chorizo y su morcilla y la ración estandar de postre asturiano, compuesta por media docena de frixuelos, un par de casadielles, un platín de arróz con leche, acompañado todo ello de vinos y licores y de unes torrijes y unes marañueles pa endulzar el café. Ahí te quiero ver, Usaín, guapetón. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algún comentario?