domingo, 6 de marzo de 2016

Los payasos de la tele



(1) La política española es una farsa coral en la que a estas alturas ya sólo se echa de menos la aparición por sorpresa de Esteso y Pajares persiguiendo en bañador de rayas a alguna muchacha de sinuosos cabellos dorados y presumible ascendencia nibelunga por el arenal de Torremolinos. Por lo demás, de cretinos, payasos, figurantes y mentirosos patológicos no sólo vamos surtidos sino que tenemos tal excedente que podríamos abastecer a todo el hemisferio norte si fuera menester y aún nos quedaría en stock la otra mitad del hemiciclo.

(2) Cuentan por ahí que Cataluña está en pleno proceso de independencia. Notar, la verdad, no se nota mucho en el día a día. Pero es que además pasan cosas un tanto raras. Estos días, por ejemplo, el muy honorable gobierno de la Generalitat le ha pedido a Montoro que le adelante unos cuantos cientos de millones de euros porque hay "tensiones de tesorería" o, lo que es lo mismo, que en las arcas de la Gene no hay ni para pipas y por eso sin esa aportación anticipada del Estado no hay forma de abonar la paga extra de los funcionarios. O sea que el niño quiere irse de casa pero antes quiere que se le adelante la paga de la semana que viene. Todo muy maduro y muy serio.

(3) Hubo un tiempo en que Pablo Iglesias me parecía hasta graciosete. Ese tiempo pasó. Además de que sus recetas, las recetas comunistas, han quedado completamente desacreditadas a lo largo de la historia en todos y cada uno de sus variopintos experimentos (cosa que cualquiera con dos dedos de frente no puede ignorar pero que, sin embargo, sus votantes parecen desconocer), el susodicho ha resultado ser un individuo pretencioso, altanero y con una considerable propensión a la mentira. Les pondré un ejemplo. El otro día dijo en Televisión que el responsable del programa económico de Ciudadanos, el Catedrático de Economía de la prestigiosa London School of Economics, Luis Garicano, se había "formado" en la FAES. Presionado por el entrevistador, que le replicó que tal afirmación era falsa reformuló su argumento y dijo algo así como que había participado en sus actividades. La vieja técnica del "tu difama, que algo queda." Por esa regla de tres yo podría proclamar, con el mismo rigor, que los nazarenos de semana santa participan en las actividades del Ku Kux Klan o que Pablo Iglesias me recuerda cada vez más a aquellos vendedores ambulantes de elixires que pululaban por las viejas películas del oeste estafando a los incautos con su palabrería (ya que estamos traten de adivinar cuál de las dos afirmaciones anteriores sí me parece cierta).

(4) Por fin se han cargado el vergonzante Máster en Homeopatía de la Universidad de Barcelona. Poco a poco la luz se va haciendo sitio y va desplazando a la oscuridad. Pero hay que estar alerta porque la oscuridad permanece siempre al acecho, buscando una grieta a través de la cual regresar de nuevo a la vida del hombre para cubrirla con el manto de la ignorancia. 

(5) Que nuestro sistema educativo está naufragando es una obviedad que a muy pocos se les escapa. Y aquí está explicada una de las razones por las que lo hace:



Lo que la dos tablas nos cuentan es que además de producir pocos alumnos de alto rendimiento nuestro sistema educativo los produce de forma sesgada: los estudiantes más pobres no disfrutan de un sistema educativo que les permita salvar o al menos reducir su hándicap de partida. La igualdad real no ha llegado a la educación. 

De esto los políticos ni saben ni quieren saber, claro, porque no les importa demasiado (ellos, desde luego, no pertenecen al grupo de los más pobres) y además porque la cruda realidad es que, con contadas excepciones, no tienen ni puta idea de nada. Y ahí están, tan felices, jugando al juego ese de quítate tu para ponerme yo que les tiene tan entretenidos estos días.

PD. Por favor, echen un vistazo a este artículo que es, además, la fuente de la que tomado prestadas las tablas que acaban de ver: 

http://nadaesgratis.es/admin/fracaso-en-la-educacion-obligatoria-rendimiento-e-igualdad-de-oportunidades

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Algún comentario?